Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de miles de indignados toman la calle en Barcelona

La multitudinaria marcha ha recorrido la ciudad bajo el lema "de la indignación a la acción".- Los organizadores cifran en 360.000 los asistentes, que los Mossos y el Ayuntamiento rebajan a 60.000

140.000 indignados han tomado las calles de Barcelona esta tarde, según cálculos de este diario. La marcha ha empezado casi a las seis de la tarde alrededor de la plaza de Catalunya con decenas de miles de personas de todas las edades -60.000 han dicho los Mossos, 360.000 según los organizadores- que han recorrido el paseo de Gracia y la calle Aragón hasta el paseo de sant Joan. Allí se han dirigido hacia el arco del Triunfo. Sobre las oche de la tarde en la plaza Catalunya, epicentro de la protesta, ya se habían mezclado los indignados con los transeúntes habituales.

A medida que los manifestantes han ido llegando al arco del Triunfo, se han dividido en tres columnas de tres colores distintos: blanco, rojo y verde. La columna blanca, que representa a la Sanidad y se ha concentra en el paseo de Lluís Companys, se ha dirigido hacia el Hospital del mar. La roja, alrededor de la ronda de sant Pere, ha sido la de educación, y ha ido hacia la facultad de Historia y Geografía de la Universidat de Barcelona (UB) donde algunos estudiantes están concentrados desde el viernes por la la tarde. Su intención es permanecer hasta el lunes. La columna verde (vivienda) ha salido de la calle Trafalgar, informa Rebeca Carranco, y ha terminado ocupando un bloque de pisos en la calle Almagro, en el distrito de Nou Barris.

Citados en la plaza de Catalunya, los manifestantes se han ido sumando a la protesta de los indignados en Barcelona. Desde primera hora de la tarde han ocupado el carril central del paseo de Gracia, desde la plaza hasta la Gran Vía, calle que ha sido cortada al tráfico en su cruce con Urgell, donde los autobuses han sido desviado por Consell de Cent. La mayoría de los comercios del paseo de Gracia, como la joyería Cartier, ya habían cerrado sus puertas. La Bolsa de Barcelona, en la misma calle, ha sido "homenajeada" con pintadas, bolsas de basura y carteles con mensajes: "Nosotros creamos otra bolsa: la de valores y se llama 'calle'!", informa Natalia Bravo.

Se ven pocas cacerolas pero muchos pitos y pancartas. La manifestación es un gran paraguas que acoge diferentes reivindicaciones: desde la petición de una banca más transparente hasta la lucha contra la lesbianofobia. En su recorrido los manifestantes van dejando bolsas de basura y han pintado también las fachadas de las entidades bancarias, informa Camilo S. Baquero.

Aunque la manifestación debía arrancar a las 17 horas, la organización ha decidido esperar a que se incorporen la totalidad de personas que, procedentes de distintos barrios y ciudades próximas a Barcelona, llegan al punto de partida. La pancarta que abre la manifestación lleva por lema "De la indignación a la acción. Nuestras vidas o sus beneficios", aunque otras pancarta mencionan consignas como "Yo también estaba en el Parlament bloqueando los recortes", en solidaridad con los indignados que han sido encausados por acosar a los diputados autonómicos catalanes cuando iban a debatir los presupuestos.

La de hoy es la segunda gran manifestación que pone a prueba la musculatura del movimiento, después de que movilizasen a más de 100.000 personas en junio, una semana después del cerco al Parlamento catalán.

En esta ocasión, la manifestación se engloba en una marcha a nivel internacional en más de 950 ciudades. Desde esta mañana, una decena de colectivos y asambleas locales caminen por etapas hasta el centro de Barcelona. Algunos de ellos salen desde diversos centros hospitalarios y universidades que ocuparon ayer o desde ciudades cercanas como Badalona o Santa Coloma de Gramenet.

La protesta internacional de hoy clama en contra de la situación económica, política y social. La marcha tiene previsto caminar por Paseo de Gracia, hasta la calle de Aragón y desde allí, hasta Paseo de Sant Joan para finalizar en Arco de Triunfo.

Desde que el movimiento del 15 de mayo cuajase en Barcelona, las movilizaciones en la ciudad son habituales, como la acción de ocupar de la Bolsa de Barcelona, que se repitió también en distintas ciudades.

Los recortes en la Sanidad que está llevando a cabo el Gobierno de Artur Mas también ha sacado a los trabajadores del sector a la calle en numerosas ocasiones e incluso han llegado a ocupar la sede del Institut Català de Salut.

Las previsiones policiales apuntan a que hoy la participación en la marcha será multitudinaria. Los Mossos d'Esquadra están alerta para evitar cualquier conato de altercado.