Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La duquesa de Alba se compra la camiseta con su cara

"I Love DQS" es uno de los artículos que se venden en Sevilla para festejar la boda

Sevilla ha hecho negocio con la boda de la duquesa de Alba y Alfonso Díez. Caretas de los novios, camisetas, chapas, pulseras e incluso se han creado sevillanas para bailar con motivo del enlace. Productos que hasta la propia Cayetana se ha llevado a casa: "Nos ha comprado camisetas y chapas", cuenta Juan Carlos Ramos, gerente de la tienda DeTriana, quien en un primer momento contempló la posibilidad de retirar del mercado los artículos si llegaran a molestar a la aristócrata.

Pero no hizo falta. Los objetos de recuerdo han caído en gracia a la futura mujer de Alfonso Díez: "La semana pasada vino a la tienda su asistente personal [Lola Moralí] y nos dijo que la duquesa estaba encantada con la idea", resume Ramos por teléfono. La asistente compró entonces en nombre de Cayetana de Alba "dos o tres" camisetas "I Love DQS" y varias chapas con el retrato de los novios. Según el comerciante, pidió además que le avisaran cuando hubiera novedades relacionadas con la gran boda.

La famosa camiseta cuesta 15 euros, y está basada en el eslogan que ideó Milton Glaser para promocionar la ciudad de Nueva York. Solo que en lugar del corazón aparece dibujado el rostro caricaturizado de la duquesa. Ha tenido tan buena acogida que a Ramos le han llegado encargos desde distintos puntos de España. "Hemos triplicado las ventas de la camiseta respecto al resto de artículos de vestir que vendemos habitualmente", asegura el gerente, quien atribuye parte del éxito a la difusión que ha hecho la prensa: "Hasta 68 medios nacionales e internacionales se han puesto en contacto con nosotros este mes".

Después de esta prenda se pusieron a la venta los demás objetos de recuerdo, entre ellos hasta un décimo de loteria de Navidad con la fecha del gran día: 51011. Las caretas de los futuros esposos tenían al principio una finalidad decorativa en la tienda. Pero acabó formando parte del lote. "Les pusimos las caretas a unos maniquíes de forma todo muy casero. Pero la gente empezó a preguntar cuánto costaban...", recuerda el dueño del local.

Este comercio se encuentra en el barrio sevillano de Triana, de ahí el nombre del establecimiento. Pero no es una tienda de souvenir. Los creadores de la marca juegan con temas locales, del barrio y genuinos de la ciudad para diseñar la ropa. De este modo existen, por ejemplo, camisetas con la señal de peligro por deslizamiento del terreno, en la que aparece dibujado un coche seguido de la palabra "cera". Una original forma de hacer referencia a los días posteriores a la Semana Santa de Sevilla, donde la cera derramada por los nazarenos provoca algún que otro resbalón.