Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres bodas en 64 años

Juntos, en Sevilla, la duquesa de Alba y Alfonso Díez ultiman los preparativos para su boda

La duquesa de Alba celebra el miércoles su tercera boda, muy distinta a las anteriores, pero con un escenario común con la primera: Sevilla.

El 12 de octubre de 1947, Cayetana Fitz-James Stuart contraía matrimonio con el aristócrata Luis Martínez de Irujo, en un enlace al gusto del padre de la duquesa. Los periódicos de la época fijaron en 20 millones de pesetas el coste de la ceremonia. Idéntica cantidad de dinero donó el duque de Alba a obras benéficas. Los padrinos, por representación, fueron dos grandes exiliados: la reina Victoria Eugenia y su hijo, el Conde de Barcelona. Y la iglesia, el altar mayor de la catedral sevillana. El traje de novia de corte tradicional fue obra de Flora Villarreal, una modista que tenía su estudio en Madrid y que adaptaba modelos de las grandes firmas francesas.

Treinta y un años después, el 16 de enero de 1978, Cayetana dejaba de ser viuda para casarse con Jesús Aguirre, entonces director general de Música y antes un cura rojo, que dejó su oficio a causa de una crisis de sacerdocio, no de fe.

A diferencia de la primera boda de la duquesa con Luis Martínez de Irujo, esta segunda, con Jesús Aguirre fue sencilla e íntima y celebrada en el Palacio de Liria. Cayetana, que ya había cumplido los 50 años, se vistió para esta ocasión con un traje beige del modisto André Lang. Como padrino actuó Carlos, duque de Huéscar, hijo mayor de la duquesa y además heredero de la Casa. Madrina fue la madre de Jesús, Carmen Ortiz de Zárate. Ofició la ceremonia el padre José María Martín Patino.

A los 85 años de edad, 64 años después de contraer matrimonio por primera vez, Cayetana se casa otra vez en Sevilla con Alfonso Díez. Dicen quienes la rodean que con la misma ilusión de la primera vez.