Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve miembros del Movimiento 15-M de Málaga denuncian agresiones de la policía

Un grupo de personas bloqueó anoche el acceso de vehículos en el Centro de Internamiento de Extranjeros para evitar la deportación de un joven argelino

El Movimiento 15-M ha denunciado que nueve personas han resultado heridas anoche y a primera hora de la mañana por las agresiones de la policía en la puerta del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Málaga. Alrededor de un centenar de personas, según el movimiento, y entre 50 y 60, según la policía, se desplazaron al CIE desde la plaza de la Constitución de la ciudad, en la que celebraban una asamblea. Alertados por el movimiento de Córdoba de que se iba a producir la deportación del joven argelino Sid Hamed Bouziane, de 28 años, decidieron desplazarse a las puertas del CIE para vigilar la entrada de vehículos y evitar así que el joven fuese deportado.

Bouziane llegó a España en patera procedente de Argelia, país en el que estuvo encarcelado. La asamblea del 15-M solicita su asilo político por razones humanitarias.

Sobre las 00.45 de anoche, una treintena de agentes trataron de desalojar las escaleras empujando a los manifestantes hacia abajo. Según han denunciado los manifestantes, algunos de ellos recibieron golpes y puñetazos, aunque han reconocido que los policías no usaron porras. Pese al intento de desalojo, los miembros del 11-M consiguieron mantenerse en la plaza, pero a las nueve de la mañana de hoy la policía ha vuelto a cargar, después de acordonar la plaza. Aunque la policía niega esta información, los manifestantes mantienen que la policía empleó porras para sacarlos de las escaleras. La policía, además, evitó identificarse.

El resultado del incidente es de nueve heridos con partes de lesiones, aunque todos han sido dados de alta. Por este motivo, los manifestantes han decidido tomar medidas y denunciar las agresiones de los policías.