Batasuna sostiene que el fallo del tribunal no cambiará su estrategia

La izquierda 'abertzale' dice que mantendrá su apuesta por las vías políticas

La decisión del Tribunal Supremo de anular las candidaturas de Bildu no afectará a la nueva estrategia de la izquierda abertzale, según fuentes próximas a dicha formación. Sus dirigentes han decidido mantener su apuesta estratégica por las vías políticas y pacíficas así como el rechazo a la violencia de ETA, aprobada en febrero de 2010 y reafirmada un año después, con motivo de presentación de los estatutos de su nueva marca, Sortu. No obstante, admiten que también supondrá un refuerzo para el sector más reacio de la izquierda abertzale a la apuesta por las vías pacíficas de sus líderes.

La izquierda abertzale considera "vigente" el documento estratégico en favor de las vías pacíficas y políticas, que uno de sus principales dirigentes, Rufi Etxeberria, explicó el 1 de febrero, en una entrevista en EL PAÍS: "Nuestra estrategia no responde a la coyuntura política sino a un análisis más profundo. Si quedáramos en la ilegalidad no conllevaría un cambio de estrategia".

Más información
Herederos de Batasuna
El Gobierno respeta la decisión de los magistrados
El Supremo anula todas las listas de Bildu para las elecciones del 22-M por nueve votos a seis

En coherencia con esta posición de mantener la apuesta por vías políticas y pacíficas, los representantes de la izquierda abertzale recurrirán en las próximas horas la decisión del Supremo de anular las candidaturas de Bildu ante el Tribunal Constitucional, que dictará su sentencia antes de iniciarse la campaña electoral el próximo viernes.

Pese a este contratiempo para sus intereses, la apuesta de la izquierda abertzale ha sido políticamente rentable, consideran sus líderes. Ha consolidado su estrategia, el polo soberanista, que planeó como alternativa al fracaso del proceso de diálogo en 2006. El acuerdo de Gernika, de septiembre de 2010, y ahora la creación de Bildu, con dos partidos soberanistas y legales, es su muestra más patente.

La izquierda abertzale ha logrado, además, mantener la atención en su torno desde que formalizó su alejamiento de la estrategia violenta y ha recuperado la movilización de sus bases, que se encontraban paralizadas desde que ETA rompió la tregua en diciembre de 2006, con el atentado de la T-4. Asimismo, las posiciones políticas contrarias a su legalización y, sobre todo, la campaña del PP que identifica a Bildu con el terrorismo han aumentado las adhesiones a la izquierda abertzale en Euskadi.

En cuanto a ETA, la izquierda abertzale cree que la decisión del Tribunal Supremo de dejar a Bildu fuera de las elecciones no afectará al mantenimiento de la tregua, anunciada en septiembre y confriamda en enero. El documento estratégico de la izquierda abertzale, que sirve de base a este proceso, ya adelantaba sobre ETA lo siguiente: "Una organización que se somete a la verificación de su alto el fuego se coloca muy por encima de circunstancias políticas como la del mantenimiento de su ilegalización. Si se mantiene la ilegalización, no esperamos de ETA más reacción que la crítica política por una acción antidemocrática".

No obstante, las fuentes de la izquierda abertzale admiten que la decisión del Supremo la tratarán de utilizar los sectores de sus bases más reacios a este proceso. Pero creen, también, que esa oposición no será insalvable.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS