Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La marcha contra ETA se convierte en un acto de protesta al Gobierno

Rayoy no asiste a la manifestación, sembrada de altos cargos del PP.- Alrededor de 19.000 personas secundan la llamada de las asociaciones de víctimas

A gritos de "Zapatero dimisión", alrededor de 19.000 personas, según cálculo de EL PAÍS, han participado este sábado en la marcha convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) que se ha transformado en un claro acto de protesta contra el Gobierno. La marcha, que ha comenzado poco después de la cinco de la tarde en la glorieta de Bilbao, ha terminado en la plaza Colón con un acto donde se ha pedido al Gobierno que impida que ETA esté presente de algún modo en las próximas elecciones locales.

A pesar de que el PP se ha volcado con la marcha, convocada bajo el lema Por la derrota del terrorismo: ETA fuera de las elecciones, se ha notado la ausencia de su líder, Mariano Rajoy, y la del expresidente José María Aznar. Incluso antes de que comenzara la manifestación, que ha desplazado hasta allí a una buena parte de la cúpula del partido - María Dolores de Cospedal, Esteban González Pons, Antonio Basagoiti, Ignacio González, Jaime Mayor y el alcalde Alberto Ruiz Gallardón, entre otros- se ha podido comprobar por qué Rajoy ha evitado asistir a esta marcha, aunque haya utilizado la excusa de la agenda.

Al menos cerca de la cabecera, en ningún momento se han escuchado gritos de ETA no o ataques contra la banda, habituales en las manifestaciones anteriores. Solo ha habido gritos contra el Gobierno. Los más exitosos han sido Zapatero dimisión, Rubalcaba a prisión, así como el de 11-M, queremos saber. Son gritos absolutamente contradictorios con el mensaje que ha trasladado Rajoy en las últimas semanas de que el PP, y él en especial, apoya al Gobierno "porque está haciendo las cosas bien" y porque ha logrado que el Supremo, gracias al informe de la fiscalía y Guardia Civil, haya impedido la legalización de Sortu.

El PP, a través de Federico Trillo -presente en la manifestación-, apoya cada día al vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, con quien mantiene conversaciones frecuentes en su tarea de lucha contra el terrorismo e insiste en que no piensa romper el pacto contra el terrorismo. Sin embargo, todos los gritos que se proferían cercanos a la cabecera iban en sentido contrario. Para completar la imagen de la contradicción, inmediatamente detrás de Trillo había una enorme pancarta en la que se leía ZP = a Eta.

Entre los asistentes, simpatizantes de los populares han aprovechado para repartir octavillas contra el Gobierno y donde llaman a votar por el PP. Algunos de los manifestantes han reconocido que han venido a protestar contra el Gobierno "que le debe mucho a ETA porque le dio las elecciones después del 11-M", mientras que otros participan en solidaridad con las víctimas.

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Angeles Pedraza, ha asegurado que le parece "muy mal" la ausencia del PSOE en la manifestación por las víctimas, ya que un lema "tan impecable" como Por la derrota del terrorismo lo tienen que defender todos los españoles, según informa Efe. En declaraciones a los medios al inicio de la marcha en Madrid, Pedraza ha asegurado que ningún miembro del Gobierno se ha dirigido a la asociación, aunque ha ensalzado la unidad de las víctimas que, por primera vez en la historia, han juntado a 42 asociaciones y colectivos.

En el discurso final en Colón, Pedraza ha dicho que no vale con que Rubalcaba diga que va a revisar una a una las listas de Bildu para que no se cuele ningún terrorista, porque "la ley es clara y si ETA crea un partido nuevo como Sortu ese partido es ilegal y si ETA forma una coalición como Bildu esa coalición es ilegal". "Y si ETA utiliza otro partido, se llame EA o como se llame, hace que ese partido sea ilegal", ha asegurado.