Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los profesores y la asociación de padres salen en defensa del colegio condenado por acoso

La patronal de la escuela concertada Escuelas Católicas, "alarmada" por la judicialización de la convivencia escolar

A pesar de la sentencia que condena al Colegio Amor de Dios de Alcorcón (Madrid) a pagar 40.000 euros por haber consentido que un alumno sufriera tres años de acoso escolar, el claustro de profesores y la asociación de padres y madres han emitido hoy sendos comunicados en los que niegan que haya existido ningún tipo de acoso y hacen una férrea defensa de la institución. El colegio ha colgado en su web las dos notas de prensa y otra de las Escuelas Católicas de Madrid (ECM), en la que muestra su "perplejidad" por la condena y se declara "alarmada"por la "tendencia a judicializar las relaciones humanas" de los centros escolares. Ayer por la tarde no se podía acceder al portal de la escuela, que sí función durante la mañana y que era muy prolijo en contenido con imágenes de la historia del colegio, sus actividades, sus profesores....

Hoy, esta web ha sido sustituida por una única página con fondo blanco, el logotipo del colegio y estos comunicados, junto a la carta de "ánimo" de una exalumna no identificada en la que expresa su "estupor e indignación" por la sentecia y narra que tuvo un incidente con otros alumnos pero sus profesores "trataron el asunto con gran delicadeza" y se implicaron en resolverlo. "Es 'mi cole' de toda la vida y me han cuidado muy bien desde mis 4 añitos", subraya. El primer comunicado es el firmado por el claustro de profesores y consta de siete puntos. En el primero, asegura que el centro "sí se interesó activamente" por este asunto, "desde el principio y en todo momento" y prestó "toda su atención a las familias de los alumnos directa o indirectamente relacionados con ese proceso". Sin embargo, la sentencia recoge que la madre acudió al Amor de Dios a quejarse por primera vez en 2007 y los representantes del colegio aseguraron ayer a este diario no haber tenido constancia alguna del problema hasta diciembre de 2010. Además, en el juicio declaró el padre de uno de los acosadores y reprochó al colegio haberse enterado por la madre de la víctima.

La nota subraya que "el ideario" del centro y "los miembros del claustro" apoyan "la protección de todos los menores". En realidad, la ley obliga a todos los centros, sean públicos, privados o concertados, como lo es el Amor de Dios, a proteger a los menores que tienen a su cargo, independientemente de su ideario o confesión. En su tercer punto, subrayan su disconformidad con la sentencia, que ya han recurrido, porque "no recoge la veracidad de los hechos" y la familia "estuvo en desacuerdo en adoptar las medidas que el centro propuso". La familia lo que pedía era que se cambiara de clase a los acosadores o se les expulsara, pero el colegio que ofreció lo contrario, cambiar a la víctima, porque según alegó la parte demandada en el juicio, "hubiera sido perjudicial para el devenir del grupo".

También aseguran que el centro contó en todo momento con la colaboración de la Inspección Educativa, aunque fueron los padres los que recurrieron a esta instancia y, durante el juicio, a preguntas del abogado de la familia, el inspector aseguró que le faltaban informes de un curso, en concreto el de la única tutora del niño que según la familia se interesó por el caso y admitió que todo el mundo estaba al corriente de lo que sucedía. También hacen de portavoz de todos los niños del centro -unos mil niños de Infantil a Bachillerato-: "Conocemos la opinión generalizada de los alumnos. Están en completo desacuerdo con la sentencia". Por último, denuncian "acoso mediático", que "está influyendo negativamente" en su "actividad docente" y en" la vida de esta comunidad educativa". Finalmente, afirman los profesores que "no consideran que existiese acoso de ninguna clase, sino en todo caso meras incidencias que toda convivencia impone y que son comunes a todos los centros educativos".

Por su parte, la asociación de padres subraya que, "independiente del resultado de condena al colegio" , no comparten "la trascendencia mediática" que ha tenido dicha sentencia y temen los "daños colaterales" que puedan sufrir sus hijos. También declaran que el colegio lleva "40 años prestando un servicio de gran valor en la educación" durante los cuales "no ha sido conocido ningún caso como el denunciado". Por último, declaran su "solidaridad y apoyo" al colegio.

En el tercer comunicado, ECM expresa su respeto por la sentencia pero respalda al colegio y critica "la determinación a veces indiscriminada y casi automática de responsabilidad para los centros por cualquier circunstancia que pueda producirse" en ellos- el artículo 1.903 del Código Civil recoge que los "titulares del centro docente responderán por los daños y perjuicios que causen sus alumnos menores de edad se hallen bajo vigilancia del profesorado"-. Este hecho, materializado en "elevadas indemnizaciones", puede suponer "un grave lastre" para el funcionamiento e, incluso, para el mantenimiento de los centros, además de dificultar el trabajo cotidiano del profesorado, según esta patronal de la escuela concertada, a la que pertenece el colegio en cuestión.