Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las crías de panda del Zoo de Madrid salen por primera vez al aire libre

'Po' y 'De De', que han vivido sus primeros siete meses de vida en un recinto interior, pasarán a partir de ahora ratos en el exterior

Po y De De, las crías de oso panda gigante nacidas en el Zoo Aquarium de Madrid, ya tienen siete meses de vida, 12 kilos de peso y medio metro de largo. Hasta ahora, habían vivido protegidas en un recinto cerrado y sin contacto con la naturaleza artificial del zoológico pero sus cuidadores consideran que ya están maduras, una vez han crecido y ha pasado el invierno, para enfrentarse al exterior. Esta mañana han salido del área de cría a la pradera del recinto y, aunque ha sido su "primer paseo" oficial, María del Claux, conservadora jefe de mamíferos terrestres del zoo y responsable del programa de reproducción, confiesa que habían hecho "alguna prueba" en los días previos para que hoy, ante la reina Doña Sofía y los fotógrafos, "no se pusieran muy nerviosos".

Al mediodía, los dos oseznos, ambos machos, han salido media hora y acompañados por Doña Sofía, que los ha achuchado a placer y con la que ellos han jugado como perrillos. "Sí, parece que les han gustado mucho los botines de la Reina", comenta entre risas la conservadora ante las imágenes en las que los osos le mordisquean el tacón. La reina, que acudió a la presentación en el zoo de su madre, Hua Zui Ba (Boca Coloreada) y de su pareja, Bing Xing (Estrella de Hielo) -cedidos a Madrid por el Centro de reproducción Chengdú (China)-, ha seguido la crianza de las crías durante los siete meses transcurridos desde el hito que supuso su nacimiento el 7 de septiembre.

El secreto: mamar de uno en uno

A partir de la semana que viene los visitantes podrán contemplarlos al aire libre en una experiencia única en toda Europa. El zoo de Viena también tiene una cría de panda, "pero solo una, para ver dos hay que venir a Madrid", matiza orgullosa Del Claux. El Zoo de Madrid es el único centro fuera de Asia que ha logrado sacar adelante a unos mellizos panda, ya que fuera de China y Japón en partos dobles solo sobrevive uno. La razón, explica Del Claux, es que las madres panda "crían de uno en uno", por lo que cuando tienen dos, "el segundo muere" a pesar de los intentos de los veterinarios por alimentarlos con leche artificial. "Necesitan la leche materna, nacen muy pocos desarrollados", indica Del Claux. ¿Cómo lo han conseguido Po y De De? Dando el cambiazo a la madre: "Hemos ideado el manejo de intercambiar a las crías cada cuatro horas, de manera que la madre cuida a los dos mientras sea solo una cada vez". La osa debe saber por el olor que son dos y no uno, pero no le importa, aunque si es consciente o no y lo que opina entra dentro del campo de las percepciones humanas y no tiene mucho sentido hablando de plantígrados. "Durante el primer mes tomaron exclusivamente leche materna y a partir del segundo les introdujimos la artificial, pero solo como suplemento", añade Del Claux.

"Hasta ahora, se los podía ver pero a través de un cristal y en un recinto cerrado", indica la conservadora jefe, que advierte de que no vivirán en la pradera de forma permanente sino que "saldrán a ratos, según la climatología y la disponibilidad". De momento, no saben si esos ratos serán largos o cortos, "depende de cómo se adapten y se comporten, de si se cansan mucho"... enumera con mimo Del Claux. Ni siquiera salen por su propia zarpa, "se los saca a mano". La instalación de Po -que en chino significa naturaleza inocente- y De De -forma coloquial de referirse a Madrid- ha sido "modificada" para adaptarla a su tamaño, torpeza y curiosidad. Además de reducir sus dimensiones de 500 a 250 metros para que "no se pierdan", se han vaciado los fosos de agua y, lo más importante "se les ha cortado el acceso a los árboles más altos". El mayor peligro al que se enfrentan es que trepan como gatos y luego "no saben bajar", por lo que de momento la altura máxima a la que podrán subir es de dos metros y medio.

Por el momento, estarán ellos solos en la instalación y acompañados por un cuidador. Habrá que esperar hasta que tengan 10 meses para unir a los pequeños con su madre, que vive en su propia pradera independiente y a la que ahora ven de uno en uno dos veces al día para mamar. El motivo es que deben ser "más ágiles y autónomos" y aprender a "trepar bien". "Con la madre dentro no podríamos entrar a rescatarlos si no logran bajar", indica la conservadora. "No son los osos más agresivos pero pesan 80 kilos, con los adultos no tenemos contacto directo", aclara. Con el padre, sin embargo, no convivirán jamás. Al contrario de lo que ocurre con los osos polares, en los que es común la práctica del canibalismo, los padres panda no devoran a sus hijos pero "sí se pueden producir agresiones", aunque apenas si ocurre porque "no existe contacto, el papel del padre en la cría es nulo" tanto en el medio natural como en el artificial. "Con su padre no tienen relación, se ven y se huelen pero nada más", precisa Del Claux sin rastro de sentimentalismo en su voz.

Las crías están al inicio del destete y han comenzado ya a mordisquear bambú, a "jugar con él más que a comerlo", aunque no dejarán la teta de la madre hasta que no tengan un año. Del Claux no cuenta ninguna anécdota en concreto porque los oseznos "cada día sorprenden" a sus cuidadores. "Son como todos los cachorros, juguetones, torpones, se pasan el día explorando, sienten mucha curiosidad por todo". Su vida en Madrid tiene, sin embargo, fecha de caducidad. El convenio suscrito entre España y China que permitió el desembarco de la pareja de pandas establece que cuando tengan "dos o tres años" serán trasladados de vuelta a la reserva Chengdú para que participen en el programa de cría -los machos alcanzan la madurez sexual en torno a los cinco años y medios y las hembras, a los cuatro-. En Chengdú viven en cautividad entre 200 y 300 pandas y unos 1.600 en libertad. Fuera del país asiático hay unos 34, repartidos en 12 zoológicos de siete países. Tampoco los padres permanecerán en la capital española para siempre, ya que son una concesión del Gobierno chino durante 10 años.

Zoo de Madrid: Para llegar en transporte público, la línea 10 del metro hasta Casa de Campo. En autobús, la línea 33. El itinerario recomendado para los vehículos particulares es la A-5 (Carretera de Extremadura), salida 5 A. Para más información, teléfono 902 345 014.

La reproducción, misión (casi) imposible

Los pandas gigantes son una especie en gravísimo peligro de extinción y cuya reproducción en cautividad es más que difícil, entre otras razones por la inapetencia sexual de los machos hasta el punto de que los zoológicos chinos han hecho ensayos con sesiones de películas de porno panda e incluso se les ha administrado Viagra para estimularles.

Además, las hembras panda entran en celo apenas de dos a tres días al año. Según datos del zoo de Madrid, el 60% de los machos cautivos pierden apetito sexual y sólo el 10% de las parejas en cautividad logra aparearse naturalmente. Entre los ejemplares que lo consiguen, sólo un tercio de las hembras quedan preñadas. Las crías fueron de hecho concebidas por inseminación artificial, el mismo método por el que se concibió en 1982 al famoso Chu-lin fallecido hace 16 años, que durante 11 fue el animal preferido de los visitantes del recinto.

Crianza en directo

Consciente del tesoro que tiene, el Zoo Aquarium ha creado un espacio en Flickr para reunir el álbum de fotos de las crías desde su nacimiento, así como un canal en Youtube, donde se ofrece desde el vídeo de su nacimiento, a cómo se les da el biberón y cómo crecen, su primera salida al exterior... En el perfil de Facebook del Zoo también se puede seguir la evolución de los pequeños.

Los pandas de Madrid

- Diciembre de 1978. El Gobierno chino regala a los Reyes una pareja de pandas, Chang-Chang y Shao Shao.

- 4-9-1982. La hembra da a luz a dos gemelos, el primer caso de cría en cautividad de la especie fuera de China.

- 7-9-1982. Una de las crías muere de edema pulmonar tres días después de nacer.

- 23-12-1982. El Príncipe y las infantas eligen el nombre de Chu-Lin ("tesoro entre los bambúes" en chino).

- 24-10-1983. La madre de Chu-Lin fallece con 9 años de una infección intestinal.

- 14-12-1995. Muere el padre adoptivo y único compañero de jaula de Chu-Lin.

- 29-4-1996. Chu-Lin muere a los 13 años de una inflamación en la próstata.

- 7-9-2007 Llegan a España Bing Xing y Hua Zuiba, otro regalo del Gobierno chino a los Reyes.

-7-09-2010. Nacen Po y De De en el segundo parto de panda en cautividad en Madrid.

Más información