Reportaje:

Recibimiento real para 'Bingxing' y 'Hua Zuiba'

Doña Sofía acudió al Zoo para presentar a los nuevos pandas gigantes

La reina Sofía acudió ayer al Zoo Aquarium de Madrid en compañía del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, y su consejera de Medio Ambiente, Ana Botella, para presentar oficialmente a los dos osos panda gigantes, Bingxing y Hua Zuiba, que desde el 8 de septiembre viven en la capital. Sólo el macho, Bingxing, de siete años y 150 kilogramos de peso, salió a dar un paseo por su recinto y recibir a la Reina y su comitiva. La hembra, de cuatro años recién cumplidos, sigue bajo cuidados debido al estrés del largo viaje desde China.

Bingxing y doña Sofía ya se habían encontrado en China, en junio pasado, durante una visita oficial de los Reyes de España a aquel país. Pero el público madrileño tendrá que esperar hasta mediados de octubre para conocer a Bingxing y su compañera.

La hembra sufre estrés por el traslado de China a España, que duró 50 horas

Más información

Durante el acto de ayer, la Reina descubrió en el recinto de los pandas una placa conmemorativa de la llegada de los dos nuevos osos al Zoo. La placa se encuentra a escasos metros del monumento a Chu-Lin, el panda nacido en Madrid y muerto hace 11 años. En recuerdo al famoso panda, unos 70 niños de primero de primaria del colegio Beata Filipina, en Aluche, entonaron ayer la canción compuesta por Enrique y Ana para Chu-Lin. Ya saben: "Es el panda, / es el panda / un osito que aún no anda...".

Bingxing y la hembra Hua Zuiba han sido cedidos por China durante una década. En ese tiempo, tendrán ante sí la ardua misión de volver a hacer historia: conseguir la reproducción en cautividad y volver a dar al mundo un oso panda madrileño. La tarea, que entre los de su especie se ejecuta sólo en primavera, es complicada no sólo por la cautividad, sino también porque las hembras panda entran en celo durante apenas de dos a tres días por año. La joven Hua Zuiba, además, parece haber encajado peor que Bingxing las molestias del traslado de China a España, que duró 50 horas. Respecto a las relaciones entre Bingxing y su compañera, según sus cuidadores, hasta ahora sólo han podido oírse y olerse a través de las vallas de bambú que separan sus estancias.

Consciente quizá de las dificultades de la reproducción, Javier Díez, director general de Parques Reunidos, compañía propietaria del Zoo de la Casa de Campo, mostraba, sin embargo, ayer su "esperanza en que pronto se produzca el nacimiento de nuevas crías", siempre "con la ayuda de los veterinarios y cuidadores". Toda una tropa de profesionales que deberá ayudar a Bingxing y Hua Zuiba a romper las estadísticas: el 60% de los machos cautivos pierden apetito sexual y sólo el 10% de las parejas en cautividad logra aparearse naturalmente. Entre los ejemplares que lo consiguen, sólo un tercio de las hembras quedan preñadas. En cualquier caso, Bingxing ya ha sido padre en China de dos gemelos, aunque concebidos por inseminación artificial. Ése fue el caso de Chu-Lin.

Ante las escasas artes amatorias de los panda, en los zoológicos chinos se ha ensayado sometiéndoles a sesiones de vídeos porno donde se muestra a animales de su misma especie copulando, e incluso se les ha administrado Viagra para estimularles. El ensayo ha tenido éxito y se ha exportado a los zoológicos de otros países, como el de Chiang Mai, en Tailandia.

Pero ayer, en el Zoo de Madrid, no había sitio para procacidades. En un tono formal, Javier Díez recordó que con la presencia de Bingxing y Hua Zuiba, "el Zoo pone a disposición de sus visitantes la posibilidad de ver a dos de los cinco pandas gigantes que hay en Europa y los únicos de España".

Por su parte, el embajador chino, Qiu Xiao Qi, quiso destacar "un gran día para la excelente relación que mantiene China con España, no sólo por el valor de un singular animal, sino por su particular simbolismo de amistad". Y hubo un recuerdo para Chu-Lin: "El establecimiento de estos dos nuevos pandas aliviará la nostalgia de los madrileños y los chinos afincados en Madrid desde que nos dejara Chu-Lin hace 11 años".

El embajador chino recordó que "el delicado trabajo de conservación" llevado a cabo en China ha permitido aumentar la población de este animal, en grave peligro de extinción, hasta llegar a los 1.596 ejemplares. Fuera del país asiático sólo viven 34 osos panda gigantes, repartidos en 12 zoológicos de siete países. A propósito del proyecto de reproducción de pandas del zoo madrileño, señaló "que tendrá un repercusión transcendente a largo plazo, dotando al parque de un gran prestigio y permitiendo a los visitantes disfrutar de los dos peluches gigantes, percibidos popularmente como un tesoro nacional en China". Allí serán trasladadas, pasados tres o cuatro años, las posibles crías de Bingxing y Hua Zuiba. "Esperamos que los pandas duerman bien en Madrid para que se les quiten las ojeras", ironizó el embajador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de septiembre de 2007.