Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se prepara idilio, razón el Zoo

Los cuidadores de los pandas inician los preparativos para facilitar su apareamiento entre abril y junio

Procrear es mucho más complicado de lo que parece, sobre todo si eres un panda gigante. Tienen fama de poco apetentes cuando viven en cautividad, hasta el punto de que un zoo de Tailandia pone películas porno a un ejemplar para animarle a ello. Conscientes del problema, en el Zoo Aquarium de Madrid se han iniciado ya los preparativos para facilitar el apareamiento en la época de celo -entre abril y junio- de los nuevos dos osos pandas que, cedidos por el Gobierno chino a los Reyes, viven en la capital desde septiembre.

La cercanía de la época de apareamiento está provocando cambios en el comportamiento de los animales, por lo que el Zoo cuenta ya con la asistencia del veterinario especialista en reproducción Lang Ginchao, llegado de la Base de Pandas de Chengdu en China. El experto ha puesto en marcha un completo protocolo de medidas para que el primer celo de la pareja en España tenga lugar en las mejores condiciones posibles y facilitar en lo posible el éxito reproductivo, tan importante para la supervivencia de esta especie en gravísimo peligro de extinción.

Segundo celo

Para la joven osa de Madrid, Hua Zui Ba, será su segundo celo, mientras que el macho, Bing Xing, ha sido ya padre en una ocasión. Desde ahora y hasta que finalice el celo se procurará que la pareja esté más activa, cambiándoles de ambiente regularmente. También se les permitirá tener contacto visual y también físico a través de una reja, si lo desean. Además, los animales están recibiendo ya una dieta más rica en vitamina E, una mayor cantidad de pienso para folívoros y un mayor aporte de bambú.

La preparación es muy necesaria, así como la observación permanente de los animales, ya que durante los dos o tres meses que dura la época de celo, sólo son receptivos durante una semana, pero la fémina sólo podrá concebir en los de dos a cuatro días que dura su ovulación. Para saber cuándo ha llegado el momento más propicio para la unión, los pandas gigantes marcan profusamente el territorio, vocalizan sonidos de manera regular y dejan de comer, lo que permite a los cuidadores y veterinarios saber que están listos para apareare.

Si la unión llega a buen termino, entre 70 y 150 días después nacerá una cría. Este tiempo de espera tan variable se debe a que los pandas pueden tener una implantación retardada, es decir, que el óvulo fecundado entre en una fase latente hasta el momento en que la madre naturaleza decide iniciar la gestación real. Los equipos técnicos chino y español han decidido que, además de la reproducción natural, se emplearán técnicas de reproducción asistida encaminadas a que las posibilidades de éxito sean mayores. Con estas técnicas vino al mundo Chulín, el panda que nació en el Zoo en 1992.