Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP trata de prohibir la manifestación contra la corrupción prevista mañana en Valencia

Los populares piden al juzgado que la impida por tratarse de una protesta "ilícita, con injurias graves y publicidad contra la autoridad en el ejercicio de su cargo"

El Partido Popular ha presentado una denuncia en el juzgado para intentar impedir la manifestación convocada por la Plataforma Contra la Corrupció que debería partir mañana sábado, a las seis de la tarde, desde la plaza de San Agustín de Valencia y terminar en el Parterre, frente al Tribunal Superior de Justicia valenciano.

La denuncia, según Reyes Matamales, una de las promotoras de la marcha, ha sido presentada por Antonio Clemente como secretario general del Partido Popular valenciano. En la argumentación se señala que se reclama la prohibición del acto "por un delito de manifestación ilícita, con injurias graves, con publicidad, contra la autoridad en el ejercicio de su cargo". El lema de la manifestación es No a la corrupción. Camps dimisión.

Según la denuncia presentada por Clemente, en la manifestación presumiblemente se exhibirá un cartel con la leyenda No volem un lladre de president, con lo que se consumaría un delito de injurias con publicidad y lesionaría la "dignidad" de Camps. Además de pedir que se prohíba la protesta, el PP pretende que se cierren las páginas web, blogs o perfiles de redes sociales que dan difusión a la manifestación, y que la Policía identifique a los convocantes.

Según fuentes jurídicas, la denuncia fue presentada por el PP a principios de marzo en el turno de guardia y recayó por reparto en el Juzgado de Instrucción número 6 de Valencia. La denuncia también fue presentada simultáneamente ante la Fiscalía Provincial y la Delegación del Gobierno. A menos de 24 horas de que deba comenzar la marcha, ni a los convocantes ni a la Delegación del Gobierno les ha llegado orden judicial que paralice la marcha.

Las mismas fuentes jurídicas consideran muy improbable que pudiera llegar a prohibirse la marcha, ya que los derechos de manifestación y de expresión son derechos fundamentales especialmente protegidos por la Constitución, y tendrían que existir argumentos muy sólidos (incitación a la violencia, apología del terrorismo o del genocidio, por ejemplo) para que se adoptara una medida tan drástica.

Los convocantes consideran, según Matamales, que el objetivo de la denuncia es "amedrentar" a quienes denuncian la corrupción, "y no lo van a conseguir".

En octubre de 2009 miles de valencianos salieron a la calle en una manifestación similar contra la corrupción.

La convocatoria para mañana ha sido apoyada por varios partidos, entre ellos el PSPV-PSOE y Compromís. El secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, anunció que acudiría a la manifestación y animó a los militantes de participar como ciudadanos, ya que no se exhibirán las siglas del partido. Por su parte, la portavoz adjunta de Compromís, Mireia Mollà, ha criticado el intento del PP de impedir la protesta. "Desde el PP se está tratando de todas las maneras posibles que los ciudadanos no ejerzan su derecho a manifestarse libremente y expresen en la calle su disconformidad con unos gobernantes con numerosas causas abiertas por la justicia por corrupción, lo que demuestra que están muy nerviosos porque saben que la convocatoria será un éxito", ha asegurado Mollà.