Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo

Detenidos un jefe militar de ETA y otros tres terroristas al norte de Francia

Uno de los presuntos etarras es Alejandro Zobarán, 'Xarla', alto cargo en la actual cúpula militar de la banda.- Iban en dos coches con las matrículas dobladas.- El dueño de una casa rural alertó a la Gendarmería sobre los supuestos estudiantes españoles.- La Policía Nacional confirmó que sus identidades eran falsas

Cuatro presuntos etarras fueron detenidos anoche en un pueblo a medio camino entre Amiens y Lille, al norte de Francia, muy cerca de la frontera con Bélgica. Los detenidos iban armados y algunas fuentes aseguran que entre los detenidos se encuentra Alejandro Zobarán Arriola, Xarla, al que se atribuye un papel muy importante en la cúpula militar de ETA como máximo responsable o como número dos. La detención, llevada a cabo por la Policía Judicial, se produjo sobre las nueve de la noche (hora española) de ayer. Los sospechosos eran seguidos desde hacia varios días, una vez que el dueño de la casa rural en la que estaban alojados comunicara sus dudas sobre la documentación que presentaron para registrarse, que resultó ser falsa.

La operación de la Policía Judicial francesa, ejecutada con información de la Comisaría General de Información de la Policía española, está todavía en marcha. Las fuentes consultadas aseguran que, además de Xarla, entre los detenidos "podría haber gente muy importante" del aparato de logística militar de ETA. De momento no se han podido confirmar las identidades de los detenidos, todos ellos hombres. La policía especulaba con la posibilidad de que se tratase de toda la cúpula militar etarra, pero con la operación en caliente no se atrevía a llegar tan lejos.

De confirmarse con el cotejo de huellas dactilares la identidad de Xarla, nacido en Gorliz (Vizcaya), el 18 de marzo de 1981, el golpe a ETA se convertiría en letal para su estructura, ya que durante años ha sido el encargado del suministro de armas y explosivos al aparato militar y, tras la detención de Mikel Carrera Sarobe, Ata, habría asumido gran parte de sus responsabilidades, incluida un puesto de responsabilidad en el aparato militar junto con Mikel Oroz Torrea, Peru.

Lo que se sabe de Xarla es que formó parte del comando Urederra-Donosti de ETA, ya desarticulado en marzo de 2007, en el que estuvo con Ángel Lerín, Jaxinto, a las órdenes directas de Garaikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, jefe de la banda que vive entre rejas. A Xarla se le atribuye un carácter inestable e incluso se cuenta de él que abandonó por su cuenta el comando, abandonando por el camino, junto a un paso fronterizo, una pistola.

El comando al que pertenecía Xarla por aquel entonces disponía de información elaborada sobre el filósofo Fernando Savater, miembro de la plataforma ¡Basta Ya!; sobre una patrulla de la Guardia Civil y otra de la Ertzaintza, sobre un policía nacional al que habían planeado matar en un bar del barrio donostiarra de Amara y sobre Pedro José Miguéliz, Txofo, que fue un testigo clave de la acusación contra los guardias civiles implicados en el secuestro y muerte de los etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala en 1983. Eneko Gogeaskoetxea o Iratxe Sorzabal son también dos de los nombres que barajan los investigadores como actuales jefes de la banda.

Los cuatro detenidos llevaban varios días alojados en una casa rural en la localidad de Willencourt, una población agrícola de unos 200 habitantes en el departamento de Norte-Paso de Calais, a la que habían llegado a bordo de dos vehículos. Al pedir habitaciones, alegaron que eran estudiantes españoles. Sin embargo, el propietario del establecimiento dudó de lo que decían, por lo que decidió avisar a la Gendarmería. Esta hizo unas averiguaciones y comprobó que el grupo llevaba dos coches, los dos con las matrículas dobladas (falsificada).

Al sospechar del posible carácter terrorista de los miembros del grupo los gendarmes se pusieron en contacto con la Subdirección Antiterrorista (SDAT) de la Policía Judicial francesa, que alertó a la Comisaría General de Información y le transmitió los nombres que figuraban en los documentos de identidad falsos. La policía española corroboró que la documentación que presentaron los supuestos etarras era falsa.

El grupo fue sometido a seguimiento durante la última semana, según las fuentes. La operación se demoró casi a última hora al separarse uno de los coches del grupo, por lo que los agentes antiterroristas esperaron hasta que regresaran y se reunieran de nuevo. Eso se produjo poco antes de las 21.00, hora de España, momento en el que se ejecutaron las detenciones. Ahora los agentes están registrando los vehículos así como la vivienda en la que estaban alojados.

De momento no se conoce qué hacían los detenidos en el departamento del Paso de Calais, tan al norte de su área habitual de actuación junto a la frontera con España. En 2004 el exjefe del aparato militar de ETA Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, hoy en prisión, propuso "deslocalizar" algunas estructuras de la banda a Bélgica y Suiza para escapar a la presión policial en el sur de Francia. De hecho, huyendo de la quema policial, ETA ha llegado a buscar refugio en Normandía, en Bélgica y en los Alpes. Así, el que fue calificado como jefe militar de ETA Ibon Gogeaskoetxea fue detenido en febrero de 2010 en una casa rural de Normandía.

Las detenciones suponen elevar a 33 el número de presuntos etarras detenidos desde que comenzó la tregua de ETA, el pasado 10 de enero. La operación se produce apenas una semana después de que la Guardia Civil desarticulara en Vizcaya el comando Otazua, formado por terroristas sin fichar, a los que se les imputa la participación en casi dos decenas de atentados, entre ellos los asesinatos de Eduardo Puelles y del brigada del Ejército Luis Conde.

Además, horas antes de esta operación fue entregada a España desde Francia la presunta colaboradora de la banda Eider Zuriarrain, arrestada horas antes en San Juan de Luz en cumplimiento de una euroorden dictada por la Audiencia Nacional.