Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA eligió al comando Otazua para volar en 2010 las Torres Kio

Iban a utilizar los explosivos que se interceptaron en Portugal

ETA eligió al comando Otazua para volar en 2010 las Torres Kio

ETA quiso volar las Torres Kio, de Madrid, a principios del pasado año con una furgoneta bomba cargada con explosivos fabricados en Portugal. El comando Otazua, desarticulado por la Guardia Civil la pasada semana en Vizcaya, había sido elegido para perpetrar el atentado, según fuentes de la lucha antiterrorista. El atentado se frustró porque una patrulla de la Guardia Civil del puesto de Bermillo de Sayago (Zamora) interceptó el 9 de enero la furgoneta cargada de material electrónico cuando se dirigía hacia Portugal para recoger el explosivo. La furgoneta iba conducida por el presunto etarra Garikoitz García Arrieta cuando fue interceptado por los agentes.

En un coche, como lanzadera, circulaba Iratxe Yáñez. Aunque los dos etarras lograron escapar a territorio portugués, fueron capturados por agentes de este país pocas horas más tarde.

Según se ha sabido ahora, la furgoneta interceptada tenía que ser cargada con el explosivo que ETA fabricaba en una casa de la localidad de Obidos, en Portugal. La banda había alquilado la vivienda y la había convertido en un taller de fabricación de explosivos que fue descubierto el 4 de febrero del pasado año con más de 1.300 kilos de material ya preparado para explotar.

Al frente del laboratorio estaban los miembros de ETA Oier Gómez Mielgo y Andoni Zengotitabengoa Fernández que fueron identificados por la policía portuguesa después de descubrir que habían sido filmados por las cámaras de seguridad de un centro comercial.

Zengotitabengoa fue capturado el 11 de marzo de 2010 en el aeropuerto de Lisboa cuando trataba de coger un vuelo con destino a Venezuela. El plan, que había sido preparado por el dirigente de ETA Mikel Carrera Sarobe, Ata, preveía volver a traer a España la furgoneta preparada como una bomba y entregársela a los miembros del comando Otazua. Estos tendrían que ser los encargados de transportarla a Madrid y estacionarla junto a las Torres de Kio, ubicadas en la Plaza de Castilla, para hacerlas estallar, según las indicaciones que les había dado Mikel Carrera. La zona en la que se iba a cometer el atentado está en el punto de mira de ETA. En diciembre de 1999, la banda envió otras dos furgonetas bomba para hacerlas estallar en la zona de Azca, situada no muy lejos de las Torres Kio. En esa ocasión el atentado se vio frustrado porque una patrulla de la Guardia Civil interceptó los vehículos cuando eran transportados hacia Madrid por la provincia de Zaragoza. En 2007, el comando Elurra de ETA viajó a Madrid y estuvo estudiando el lugar idóneo para estacionar un coche bomba en la zona de Azca. El atentado iba a guardar mucha similitud con el perpetrado contra la casa-cuartel de la Guardia Civil en Burgos, el 20 de julio de 2009.