Tráfico reprograma esta madrugada 117 radares para 'cazar' a quienes no respeten el nuevo límite de 110

Los excesos de velocidad entre 111 y 140 kilómetros por hora estarán castigados con 100 euros de multa.- Circular entre 141 y 160 supondrá una sanción de 300 euros.- A partir de 151 comienza el descuento de puntos

Tráfico calienta motores para hacer cumplir el nuevo límite de velocidad de 110 kilómetros por hora en autopistas y autovías, una medida con la que el Ejecutivo pretende amortiguar el alza de la factura energética que se ha disparado con la ola de revueltas en los países árabes. La medida estará vigente al menos hasta el próximo 30 de junio, aunque el Gobierno "podrá acordar la prórroga de la medida atendiendo a la situación del mercado energético", según un real decreto publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Si los operarios han trabajado en los últimos días contra el reloj para colocar pegatinas en las señales verticales en las que se podía leer hasta ahora 120 -para rebajar en 10 kilómetros por hora el límite permitido-, esta madrugada le toca el turno a los radares de la Dirección General de Tráfico (DGT). Los operarios de cada centro de control modificarán en las próximas horas de forma remota la velocidad a la que se activarán 117 cinemómetros afectados por el cambio (cerca del 25% del total): 105 en autovía y 12 en autopista.

Más información
Las nuevas señales de 110 km/h llegan a las carreteras
Comienza la nueva señalización de 110 kilómetros por hora
Lo que ahorramos, seguro, son accidentes
El límite de velocidad a 110 se mantendrá hasta julio como mínimo
El límite de la velocidad a 110 por hora se mantendrá hasta que empiece el verano
Hoy entra en vigor el límite de velocidad de 110 en autopista
Con reducir la velocidad no basta

La DGT además inició hace días una campaña de concienciación a través de los paneles luminosos de las carreteras, en los que se reclama la colaboración de los conductores para lograr el éxito de la medida, con la que el 69% de los ciudadanos no están de acuerdo, según un sondeo de Metroscopia para EL PAÍS.

Todo debe estar preparado para que a las seis de la mañana de este lunes los automovilistas comiencen a adecuarse al nuevo límite en estas vías rápidas. Será entonces cuando comiencen a aplicarse las sanciones por circular a una velocidad superior a 110 kilómetros por hora, entre las que se incluyen la pérdida de puntos a partir de 151 kilómetros por hora, como venía ocurriendo hasta ahora, según las modificaciones del Reglamento General de Circulación y de la Ley sobre Tráfico.

Con la entrada en vigor de los nuevos límites, los usuarios pillados entre 111 y 140 kilómetros por hora serán sancionados con 100 euros de multa, y entre 141 y 160, con 300 euros. Para aquellos que sean pillados entre 161 y 170 la sanción será de 400 euros, entre 171 y 180, de 500, y a más de 180, de 600.

El real decreto aprobado por el Gobierno modifica la Ley de Tráfico para añadir el siguiente párrafo: "En los supuestos de reducción del límite genérico de velocidad en autopistas y autovías de 120 km/h a 110 km/h, resultará de aplicación la pérdida de puntos establecida en el Anexo IV para el límite de velocidad de 120 km/h". Es decir, que hasta 150 no se pierden puntos. Entre 151 y 170 kilómetros por hora se descuentan 2 puntos; entre 171 y 180, se pierden 4 puntos, y entre 181 y 191, de ser cazado, el conductor se quedaría sin seis puntos. A partir de esa velocidad se considera delito y se remite a la vía penal.

Límites genéricos

El real decreto modifica también el artículo 48 del Reglamento General de Circulación, en el que se fijan los límites de velocidad genéricos en las distintas vías, y fija que en autopistas y autovías tendrán que ir a una velocidad máxima de 110 kilómetros por hora.

En el texto, el Gobierno explica que los límites genéricos de velocidad en las vías se fijan "en función del tipo de vía y del vehículo, atendiendo a las consecuencias que la superación de los mismos implicaría en la producción de accidentes de tráfico, por una parte, y en el agravamiento de las consecuencias para los lesionados, una vez producido el accidente".

No obstante, señala que asimismo "razones diferentes a las relaciones con la siniestralidad pueden exigir el establecimiento de determinados límites de velocidad que permitan conseguir objetivos en otros ámbitos o áreas no relacionados con la seguridad vial", como es el caso de la reducción del consumo de la energía.

La reducción de la velocidad máxima en carretera forma parte del conjunto de iniciativas que aprobó el Consejo de Ministros para disminuir el consumo energético, que tendrá un coste de 1.151 millones de euros y permitirá bajar en un 5% las importaciones de petróleo anuales, lo que supondrá ahorrar cerca de 2.300 millones, según los cálculos del Gobierno.

Un operario cambia una señal en la A-55, sentido Vigo.
Un operario cambia una señal en la A-55, sentido Vigo.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS