Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hosteleros piden a Rubalcaba que suspenda la ley antitabaco

Dueños de bares y restaurantes de Madrid y Valencia se concentran frente al Ministerio del Interior

Centenares de hosteleros de la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana se han concentrado este mediodía frente a la sede del Ministerio del Interior en Madrid para reclamar a su titular, Alfredo Pérez Rubalcaba, la suspensión de la aplicación de la ley antitabaco, dado "su creciente protagonismo" en el Gobierno. Tras la concentración, los dueños de bares, cafeterías, restaurantes y locales de ocio nocturno han marchado por diferentes puntos del centro de la capital. Una de las pancartas principales -en la que se leía Prohibición total=Ruina del sector- la portaban, entre otros, los cinco hosteleros insumisos con la norma, entre ellos el más conocido, José Eugenio Arias-Camisón, el propietario del restaurante Guadalmina en Málaga.

Según los organizadores, más de 1.000 personas han asistido a la protesta que, aunque no estaba previsto, ha partido desde la sede de Interior -hasta donde han llegado en 23 autocares- cortando el tráfico de varios carriles del Paseo de la Castellana y de la Plaza de Colón. Una manifestación improvisada que, durante los pocos metros recorridos, hasta volver nuevamente a las puertas del Ministerio, ha estado salpicada de gritos y consignas contra la ley antitabaco y Zapatero, y animada por los petardos traídos desde Valencia.

Las proclamas más repetidas han sido: "Zapatero dimisión" y "abajo la tabacalera". Entre las pancartas que portaban los manifestantes podía leerse: "Soy vecino, la ley antitabaco no me deja dormir", en alusión al ruido producido por los fumadores a las puertas de los locales; "Soy autónomo, ¿de qué comerá mi familia?" o "Santiago Carrillo, 96 años, fumando desde los 14 y no se ha muerto", acompañado esta última de una fotografía del político.

Durante la marcha, convocada por los hosteleros de Madrid y Valencia pero a la que se han sumado otros venidos de toda España, estos han denunciado las pérdidas que aseguran les ha ocasionado la norma. Según sus cifras, las ventas en bares y cafeterías bajaron en enero un 19,14% respecto al mismo periodo del año anterior, en restaurantes un 14,35% y en los establecimientos de ocio nocturno un 19,88%. "La magnitud de estas cifras puede provocar un descalabro sin precedentes con la desaparición de más de 50.000 empresas y cerca de 200.000 puestos de trabajo", ha señalado la asociación de hosteleros madrileños La Viña que, junto a la asociación Amer y Ocio Nocturno, representa a 47.878 establecimientos en Madrid, según la Fehr. En Valencia son 40.698 locales.

José Antonio Delgado, uno de los asistentes a la protesta, propietario de un restaurante en Ciudad Real, ha manifestado que está pensando en despedir a uno o dos empleados de continuar la caída de la recaudación en su negocio desde la entrada en vigor de la ley. Aunque en peor situación se encuentra Morelia Valencia, de 44 años, desempleada desde hace un par de semanas: "Mi jefe tuvo que reducir la plantilla a la mitad y me ha tocado a mí", dice con resignación al tiempo que sostiene en alto un enorme cigarro de cartón. Julia Espinosa cuenta -si el ruido de los pitos y petardos lo permite-, que no se ha visto afectada por la norma pero, en apoyo a los hosteleros de Paterna (Valencia), ha venido junto a unos 60 vecinos del municipio valenciano en el único autobús forrado de papel "con más de 6.000 firmas" contra la ley.

El presidente de la Federación Española de Hostelería (Fehr), José María Rubio, ha vuelto a pedir al Ejecutivo que "interceda" y "valore todo lo que está pasando, porque no es la primera vez que los empresarios del sector salen a la calle". Además, ha insistido en la necesidad de "acabar con la venta de tabaco en gasolineras y otros establecimientos" para que esta ley, según Rubio, "mire de verdad por la salud de los españoles". Por su parte, el presidente de la patronal de locales de ocio nocturno, Dionisio Lara, ha asegurado que el Gobierno trata de "tapar" con esta ley "la crisis, la ruina de este país". El presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Gelabert, ha confiado en que la norma tenga un resultado negativo para el PSOE en las urnas en las próximas elecciones de mayo y ha dicho que su confederación intentará que así sea.

Un estudio de mercado de la multinacional alemana Gfk publicado a principios de este mes estima que un 90% de los consumidores gasta lo mismo en el sector hostelero ahora que antes de la aplicación de la nueva ley. Entre los que sí han modificado su consumo, un 8,5% gasta de media seis euros menos por persona a la semana, frente al 1,5 de consumidores que ha incrementado su gasto.

Los hosteleros prosiguen con su calendario de protestas y volverán a repetirlas mañana en León y la próxima semana, entre otras provincias, en Guadalajara, Cuenca y Albacete.