Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los brasileños guardan en los bancos suizos más dinero que los chinos

Hasta 60.000 millones de dólares podrían atesorar los cofres del país europeo, según cálculos no oficiales

Brasil tiene en los cofres de los bancos suizos más dinero que China, India o Arabia Saudí. Dinero ilegal. Eso, a pesar de una gran operación de la Policía Federal para evitar la fuga de capitales a los paraísos fiscales. El total podría ascender a 60.000 millones de dólares.

Según datos del banco central de Suiza publicados ayer por el diario O Estado de São Paulo, los brasileños tienen repartidos por lo menos 6.000 millones de dólares entre Ginebra, Zúrich y otros enclaves financieros del país. Esa es la cantidad oficialmente declarada ya que, según empleados de banca de bancos de Suiza y agentes que trabajan en la apertura de cuentas, la real podría ser diez veces mayor en virtud de que una parte importante de los fondos habrían pasado por los paraísos fiscales caribeños y, por tanto, no serían catalogados como brasileños en los registros bancarios.

Los datos oficiales apuntan que ningún otro país emergente ha registrado un aumento tan grande de fondos en entidades del país europeo. La fortuna de los brasileños es superior a la de China, India o Arabia Saudí.

Gran parte del dinero llegado de Brasil a los bancos suizos está clasificado como "operaciones fiduciarias", una categorización que implica que el banco no tenga obligación de presentarlo en sus balances. Todo el riesgo de las operaciones en las que intervengan esos importes corre a cargo del banco privado y no lo garantiza el banco central.

La etiqueta sirve para esconder innumerables fortunas de políticos y personalidades brasileñas. Sólo necesitan acreditar que el dinero no procede de actividades políticas.

El Gobierno de Brasil autoriza que sus ciudadanos tengan dinero en el extranjero siempre y cuando lo declaren y tributen a Hacienda. Sin embargo, ante la evidencia de que miles de millones de reales se esconden ilegalmente en Suiza, las autoridades están sopesando permitir que ese dinero pudiera volver legalmente al país después de pagar una cierta cuota de impuestos.