Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

Rajoy aguanta el pulso a Camps y elude confirmarlo como candidato

El líder valenciano desafía a la dirección, pero Génova retrasa su designación.-El entorno del líder del PP asegura que le gustaría que el imputado por el Gürtel dimitiera. -Valencia asegura que la decisión ha sido tomada en sintonía con la dirección nacional

Francisco Camps lleva semanas pidiendo a la dirección nacional que le confirme como candidato. Solo puede hacerlo el Comité Electoral Nacional, presidido por Miguel Arias Cañete, que Génova retrasa una y otra vez. Y en Valencia la idea sobre la desconfianza de Mariano Rajoy en Camps se instala cada vez más.

Hasta ahora, el presidente valenciano presionaba discretamente, según confirman varias fuentes de la dirección. Y siempre recibía un no por respuesta. Pero ayer pasó de la presión discreta a un desafío público en toda regla. Camps se indignó después de que en la habitual rueda de prensa de los lunes Dolores de Cospedal, la secretaria general, muy distanciada del valenciano, insistiera en que "no hay fecha" para la proclamación de este y otros presidentes autonómicos, y explicara sin embargo que sí está previsto que se reúna el Comité Electoral Nacional esta semana solo para nombrarla precisamente a ella como candidata a Castilla-La Mancha. Cospedal tiene organizado un gran acto el sábado con Rajoy y quiere que el comité la confirme antes.

Camps estalló en cólera ante lo que entendía una injusticia. ¿Por qué se confirma a otros y a él no, que es uno de los pocos que lo está reclamando? Según diversas fuentes, llamó a Génova de nuevo para presionar y, sobre todo, decidió lanzar su desafío: convocó de urgencia para las ocho de la tarde de ayer un Comité Electoral de la Comunidad Valenciana para que le propusiese como candidato. Legalmente no sirve de nada, es un brindis al sol, pero es un claro gesto de presión.

Todos los dirigentes coinciden en que Rajoy no confirma aún a Camps porque está esperando a ver qué sucede en el proceso por cohecho impropio que el valenciano tiene pendiente. Y que puede estallar en plena campaña. Eso dispara los temores en el campismo: aunque Rajoy insista en que no contempla otra opción que su candidatura, lo cierto es que aún no es oficialmente candidato.

El desafío de Camps generó un enorme malestar en la calle Génova y la dirección contestó de forma tajante a través de sus portavoces oficiales: sigue sin haber fecha para confirmar a Camps y otros presidentes autonómicos, y esta semana -previsiblemente el miércoles o jueves- se reunirá el Comité Electoral Nacional solo para nombrar a Cospedal. Camps no estará ahí, aunque se empeñe.

Rajoy ya no quiere a Camps pero tampoco va a echarlo. Le gustaría que dimitiera, insisten en su entorno. Pero él no se va a ir porque quiere que las urnas de alguna manera le absuelvan, siguiendo la doctrina de Carlos Fabra. Así que la situación está bloqueada. Aun así, fuentes de la dirección dan por hecho que Camps irá y que se confirmará su candidatura antes del 5 de marzo, fecha de la convención autonómica en Mallorca. No será esta semana, pero será, explican.

En cualquier caso el tono del comunicado del PPCV demuestra el nivel del desafío. "El Comité Electoral Nacional deberá ratificar la propuesta elevada por el PPCV. Camps encabezará por tercera vez la lista", señala.

Vicente Rambla, vicepresidente de la Generalitat, vaticinó que Camps ganará con dos tercios de los votos valencianos, aseguró que todo se había hecho de acuerdo con la dirección nacional y que la candidatura será confirmada "cuando tenga a bien ratificar la propuesta el Comité Electoral Nacional". Pero no será tan pronto como Camps quería.