Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de Couso rechaza reunirse con el ministro de Justicia

Sus abogados han acudido al encuentro en el ministerio / Los familiares se concentran frente a la sede del PSOE

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, tenía previsto reunirse esta tarde con los familiares del cámara gallego José Couso, fallecido el 8 de abril de 2003 en Bagdad por el disparo de un soldado estadounidense, para hablar sobre la actuación del Gobierno en el procedimiento penal abierto en la Audiencia Nacional después de que los cables filtrados por Wikileaks hablaran del apoyo "entre bastidores" prestado por el Ejecutivo a la Embajada de EE UU en Madrid para conseguir el archivo de la causa. La familia de Couso ha rechazado acudir a la reunión, a la que sí asistirán sus abogados, Enrique de Santiago y Leopoldo Torres. Una nota de la familia añade que su decisión se debe al "clima de desconfianza generado por el conocimiento de los cables de la Embajada estadounidense y por las declaraciones posteriores de miembros del Gobierno de España".

Finalmente el ministro no se ha reunido con los dos letrados, que han sido recibidos por el jefe de gabinete, José Luis Rodríguez, y por la directora general de Cooperación Jurídica Internacional, Aurora Mejía.

Javier Couso, hermano del periodista fallecido, ha señalado que "no tienen nada que decir al ministro", quien esta mañana ha asegurado en el Congreso de los Diputados que el Gobierno siempre ha apoyado la investigación. Los familiares se ha concentrado esta tarde a las 20 horas frente a la sede del PSOE en la madrileña calle de Ferraz para "demostrar públicamente la indignación por la actitud del Gobierno, de la Fiscalía General del Estado y del PSOE" que, según ellos, "han tratado de impedir en la sombra el normal funcionamiento de la justicia española mientras públicamente hacían creer que apoyaban las reivindicaciones de la familia".

Los cables que la Embajada de EE UU dirigió a la Secretaría de Estado revelan movimientos del Fiscal General del Estado, de los ministros de Asuntos Exteriores y de Justicia y de jueces de la Audiencia Nacional para buscar el archivo del caso, según la versión de la legación norteamericana.