Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres años de cárcel para un ex alcalde del PP de Baleares tras ser anulada la primera sentencia por el Supremo

Lluc Tomàs permitió el desvío de dinero municipal a su socio de Gobierno, el policía nacional Joaquín Rabasco

La Audiencia de Palma de Mallorca ha subsanado "las graves deficiencias" observadas por el Tribunal Supremo al anular su sentencia contra Lluc Tomàs, que fue alcalde del PP en Llucmajor, Mallorca, hasta su dimisión en 2008 y ha reiterado la primera condena a tres años de cárcel por malversación de caudales públicos y ocho de inhabilitación contra el ex regidor.

Según la sentencia, Tomás desvió fondos públicos para asegurarse la fidelidad de su socio político municipal, el policía nacional Joaquín Rabasco, que fue aliado del PP con su grupo populista y bisagra, ASI. Rabasco ha sido igualmente condenado a una pena de seis años de cárcel y ocho de inhabilitación por malversación y alzamiento de bienes. La compañera de Rabasco, María del Amor Aldao, ha sido condenada a tres años de cárcel.

En la sentencia se establece probado que Tomás y Rabasco, entre 2000 y 2003, pactaron "trasvasar torticeramente fondos municipales a las arcas de ASI, para que llegasen a poder de Joaquín Rabasco, a cambio de sus votos que garantizaban una cómoda gobernabilidad municipal a Lluc Tomàs". El alcalde conocía el delito y lo consintió "aunque no se lucrara directamente con tales operaciones", dicen los magistrados. Los condenados han de retornar más de 700.000 euros a las arcas del Ayuntamiento de Llucmajor.

Tomás, imputado por esa causa, se presentó a las elecciones de 2007, apoyado por Jaume Matas, y dimitió al ser condenado en 2008. El caso está vinculado a la manipulación de las partidas y contrataciones de fiestas municipales por empresas gestionadas por Rabasco y su pareja.

El Supremo reprochó a la Audiencia su inicial "incongruente relato fáctico" y el que omitiera "toda valoración de la prueba de descargo" formulada por el entonces alcalde.