Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos rechazan la inconcreción de Rajoy porque "hacen temer lo peor"

UGT y CC OO auguran "más desigualdad, paro y pobreza" si se siguen las recetas de Cameron a las que alude el líder del PP

Lo primero que llama la atención a UGT y CC OO de las palabras del líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, es su inconcreción. "Para enterarte de lo que quiere el PP en España, tienes que ver lo que pasa en Reino Unido [Rajoy pone como ejemplo el gran recorte del Estado de Bienestar de Cameron] y lo que dice FAES", ataca Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT, que vaticina que de seguir esa receta la consecuencia sería "más desigualdad, paro y pobreza". El portavoz de CC OO, Fernando Lezcano, resume las reflexiones de Rajoy de la siguiente forma: "Lo más curioso es que es la misma política [en referencia a los recortes fiscales del Gobierno actual], con unos márgenes de inconcreción que hacen temer lo peor".

Ninguno de los dos sindicatos mayoritarios comparten la opción de rebajar el déficit como política prioritaria para salir de la crisis. Han criticado duramente al Gobierno socialista por apostar por esa vía y critican a Rajoy por apuntar en la misma dirección. "Se cree que basta eso y la actividad económica se generará de forma espontánea", apunta Lezcano, "pero además tiene la virtud de promover la cuadratura del círculo. Puedo celebrar que diga que no congelaría pensiones, que no rebaje salarios,... pero no cuadra con las políticas fiscales. Si quieres rebajar déficit sin recortar gastos sociales, lo que tienes que hacer recaudar más". Y sobre esto, de la entrevista de Rajoy en EL PAÍS se concluye claramente que el PP apuesta por una rebaja de impuestos.

"Quiere hacer regalos fiscales a las empresas y a los bancos", añade Ferrer, en referencia a una potencial rebaja del impuesto de sociedades en caso de victoria electoral de los populares como insinúa Rajoy. Al número dos de UGT, todavía le gustan menos las referencias a las políticas de empleo, que se limitan a las 71 enmiendas que el PP presentó a la reforma laboral. "Si esas propuestas reclamaban recortes en la negociación colectiva y el derecho de huelga", exclama.

Uno de los aspectos que más inquieta al dirigente de UGT es que Rajoy no haga ninguna referencia a un cambio de modelo productivo, pues, en su opinión, eso dejar ver cuál es la opción del PP para salir de la crisis: "Ladrillo, la burbuja inmobiliaria y endeudamiento".

Menos discrepancias muestra Lezcano, de CC OO, sobre la Seguridad Social y su reforma, que ahora se debate en el Parlamento. Sindicatos y PP comparten el rechazo a la congelación de las pensiones que ha decretado el Gobierno para 2011 y que esa medida del Gobierno es un ataque al Pacto de Toledo. Ambas partes rechazan también el retraso obligatorio de la edad de jubilación de 65 a 67 años, y estimular acercar el acercamiento de la edad real del retiro ahora en torno a los 63 años a la legal (65). Sobre el periodo de cálculo de las pensiones Lezcano afirma que "puede ser discutible". No obstante, Ferrer, de UGT, advierte de que esto "en el fondo también plantea un recorte de las pensiones".