Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SI YO TE CONTARA... HISTORIAS DE LOS LECTORES

Mis padres me han pedido que no vuelva a España

El contrato se termina dentro de un mes y medio así que ya estoy buscando otra cosa, eso sí, en Holanda

Soy una española de 26 que ha tenido que irse del país en busca de un trabajo. Estudié licenciatura química en la Universitat Jaume I de Castellón. Durante la carrera empecé a ver un futuro que no me seducía mucho ya que la mayoría de los licenciados en Química en mi zona acababan trabajando en empresas de azulejos con el sueldo de una persona sin estudios o estudios básicos. Por ello me fui con una beca Erasmus a Italia para intentar abrir otras puertas. Cuando acabe la carrera empezaba la crisis, de hecho me pilló en verano de 2008 durante mi estancia en prácticas en una empresa de esmaltes cerámicos. Estaba completamente desorientada porque veía que estaba a punto de licenciarme y no sabía qué hacer con mi vida, así que decidí hacer un máster en la misma universidad.

El máster parecía interesante a primera vista y además era barato, algo muy importante con los tiempos que nos venían y después de haber estado seis años estudiando gracias a mis padres, no me parecía muy moral pagar por un maravilloso máster en una maravillosa universidad, con algo básico me conformaba con tal de ampliar mi formación y mantener un supuesto año de crisis ocupado. El resultado fue un máster más bien mediocre debido a la falta de motivación y de interés por parte del profesorado y la carencia en la organización. Pero ahí está, tengo un máster en Bioquímica Clínica. ¿De qué me ha servido? Por ahora de nada.

A continuación decidí pedir la beca Leonardo da Vinci que ofrece la posibilidad de un contrato laboral en el extranjero durante cinco meses. Pensé que era lo mejor que podía hacer para huir a algún lugar donde pudiera trabajar. Mi idea era irme a un país de habla inglesa para matar dos pájaros de un tiro, trabajar y mejorar mi nivel de inglés. Pero para conseguir la beca necesitaba mejorar eso, mi inglés. El siguiente paso fue irme un mes a Inglaterra a perfeccionarlo, pagando, evidentemente, porque las becas del Ministerio para estudiar un mes en el extranjero sólo eran para los que previamente han sido becarios... la pescadilla que se muerde la cola. Así que pagando mejoré lo suficiente mi inglés y con suerte me dieron la beca a Holanda (país al que simplemente me requerían que hablara inglés, no holandés).

Aquí estoy ahora, en Leiden, una ciudad preciosa entre Amsterdam y La Haya. He estado cinco meses trabajando con la beca y después he conseguido un contrato temporal de tres meses más, pero nada más. El contrato se termina dentro de un mes y medio (el 31 de octubre) así que ya estoy buscando otra cosa, eso sí, en Holanda, porque mis padres me pidieron por favor que no volviera a España porque allí no hay nada ahora mismo.

Aquí la cosa tampoco es tan fácil como parece... las empresas se aprovechan de la situación de becario para pagar poco (y sospecho que también la situación de "español que lo va a aceptar todo porque su país está en crisis") aunque no me gusta quejarme ya que en España posiblemente no tendría ni eso. Con el sueldo de becario se puede sobrevivir siempre y cuando no haya gastos como de hipotecas, etc. pero hay que tener en cuenta que el coste de vida es más alto y los alquileres están por las nubes.

Datos de interés:

- el salario mínimo bruto a partir del 01.01.2010 es de 1407.60¤/mes.

- alquiler medio: 500-1200¤/mes (depende mucho del tipo de vivienda y la zona).

- los alimentos, especialmente las verduras, son carísimas (por ejemplo en un supermercado he llegado a ver 1 pimiento por 1¤).

- en mi lugar de trabajo, un gran edificio con muchas empresas, solo en las tres compañías que me rodean somos 7 españoles (el tamaño de las empresas es pequeño <30 trabajadores).

- en general en Holanda se paga por todo (has por ir al baño en un local de copas).