Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primer paro contra el Gobierno de Zapatero

El paro en los autobuses marca la huelga en Madrid

La circulación de autocares urbanos se resiente por la mañana por el bloqueo de los piquetes, pero se cumplen los servicios mínimos del 20%.-La policía efectúa disparos al aire para dispersar a piquetes en Getafe

La huelga general en Madrid ha tenido especial impacto en la red de transporte público de la región, sobre todo en la circulación de los autobuses urbanos e interurbanos durante la hora punta de la mañana. El paro se ha sentido con menor fuerza en el Metro, los taxis y en el tráfico aéreo y ferroviario. El momento más complicado se ha vivido a primera hora, cuando los piquetes han impedido la salida de las cocheras de muchos autobuses de la empresa municipal EMT. Según cifras de los sindicatos, alrededor del 90% de los 784 autobuses de la EMT que tenían que circular no lo hizo. A partir de las nueve, finalizada la hora punta, los servicios mínimos establecidos en el 20% se han cumplido con normalidad. En la hora punta de la tarde, en cambio, se ha registrado una circulación de autobuses prácticamente normal (han salido 736 de los 784).

La Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid ha asegurado que durante la hora valle (la que va de las 10 de la mañana a las seis de la tarde) han salido los autobuses que cumplían los servicios mínimos e incluso ha habido momentos en los que se ha llegado a cubrir el 40% de los trayectos, el doble que el exigido por la Comunidad, con el 70% de los trabajadores de plantilla. Los sindicatos han rebatido esta versión y han asegurado que el 100% de los empleados en huelga no han acudido a su puesto de trabajo.

La conexión de Madrid con los municipios del extrarradio también se ha visto seriamente alterada desde primera hora. En la A-2 (carretera de Barcelona), la A-1 (carretera de Burgos) y la M-607 (carretera de Colmenar Viejo) se han cumplido los servicios mínimos, pero en el corredor de la A-3 no ha habido servicio de autobuses hasta Rivas Vaciamadrid. En la A-42 (carretera de Toledo) los mínimos se están cumpliendo. No así en la A-4 (carretera de Andalucía), que conecta Madrid con municipios como Getafe, Pinto, Cienpozuelos y Aranjuez, donde el servicio que se ha prestado ha sido inferior al mínimo previsto. En todo caso, circulan autobuses. En esa carretera, los autocares de la empresa Martín se han visto obligados a volver a cocheras porque los piquetes bloqueaban su salida. Además, se han producido actos vandálicos, como rotura de lunas, que han afectado a 28 autobuses de la empresa De Blas. En la A-6, también se han roto lunas de varios autobuses de las empresas Llorente, Julián de Castro, Larrea y Beltrán. Además, en el intercambiador de Moncloa se ha producido una gran acumulación de viajeros debido a la menor frecuencia de salida de autocares.

El paro apenas ha distorsionado el funcionamiento del Metro, que ha abierto a la hora habitual y, según datos de la Consejería de Transportes, durante la hora punta circuló el 75% de los trenes y el resto del día el 83%. De los 270 conductores que trabajan en un día normal, hoy se han presentado 264 ,y el 81% del personal de las estaciones ha estado en sus puestos de trabajo. Los problemas más importantes se han registrado en la línea 9, que no ha funcionado hasta las 7.45. En algunas líneas, como la 6, se ha notado la disminución de viajeros y había poca gente en los vagones y andenes. Además, hoy es San Miguel, patrón del Metro, por lo que dos tercios de la plantilla de 7.600 trabajadores estaba librando. Otro motivo para explicar el fracaso del paro en el suburbano es que el sindicato de los conductores de Metro de Madrid, mayoritario en el sector, se había desmarcado de la convocatoria de huelga.

En cuanto al tráfico privado de coches, la circulación durante la hora punta en la capital se ha incrementado un 9,5% respecto de un día normal, según ha informado un portavoz del Centro de Tráfico del Ayuntamiento. En la M-30, el incremento ha sido de un 5,6%. La hora punta se ha adelantado media hora, por lo que la mayor intensidad de tráfico se ha registrado entre las seis y las siete. Los puntos de mayor intensidad en la circulación han sido los habituales, con mayor densidad de tráfico en Delicias, O'Donnell o la Cuesta de San Vicente. El Ayuntamiento lo explica porque, como en anteriores huelgas, los conductores quieren llegar antes al trabajo.

Seguimiento del 74% para los sindicatos; del 6,8% para la Comunidad

En el ecuador de la jornada, los sindicatos han valorado de manera muy positiva el paro, cuyo seguimiento han cifrado en un 74,2%. El consejero de presidencia de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, ha rebajado drásticamente ese dato en lo que respecta a los servicios públicos que dependen del Gobierno regional hasta el 6,8%

José Ricardo Martínez, representante de UGT, ha destacado la importancia de esta huelga, "en Madrid ha sido la más dura de toda España pese a algunas posiciones que han tratado de impedirla", ha dicho. "Hemos visto andenes llenos de vagones de Metro llenos de nada, porque los trabajadores se han quedado en casa apoyando la huelga". Además, Martínez ha denunciado las "actitudes inexplicables de algunos miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado" y las actitudes de algunos trabajadores de las empresas privadas de seguridad, que han actuado "como perros de presa con sus compañeros".

La delegada de Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce, ha destacado la "tranquilidad" y el "comportamiento cívico de los ciudadanos" como tónica en las primeras horas de la jornada de huelga. A pesar de esto, ha explicado en una rueda de prensa que las fuerzas de seguridad han detenido a 38 personas por daños a la propiedad privada y atentado contra la autoridad. Además, se ha identificado a 1.500 personas que recibirán una multa por los altercados. Por otro lado, ha destacado especialmente el trabajo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en las cocheras de Fuencarral y La Elipa, cuya actuación ha permitido que los autobuses de la EMT circulen en cumplimiento de los servicios mínimos. El Ayuntamiento de Madrid se queja, sin embargo, de que no hubo presencia policial en la principal cochera, la de Fuencarral, hasta las 8.30 de la mañana.

Impacto de la huelga en los medios

El seguimiento de la huelga en los medios de comunicación ha sido, según han valorado los sindicatos, de un 61% en prensa, 71% en radio y 70% en televisión. Por otro lado, en el comercio, el seguimiento ha sido de un 30% en grandes superficies, un 45% en el pequeño comercio, 40% en hostelería y 98% en limpieza. En el sector sanitario, un 51% de los trabajadores han hecho huelga (Granados cifra este seguimiento en el 4%). En bancos y cajas de ahorro, el seguimiento ha sido del 25%, mientras que en las administraciones públicas el seguimiento ha sido: 51,2% en la administración central, 36% en la regional y 76% en la local. Esta cifra contrasta con la ofrecida por el Ayuntamiento de Madrid, que cifra la participación en la huelga en un 16% en el caso de los trabajadores municipales.

La emisión de Telemadrid quedó cortada a las doce de la noche, hora de inicio del paro convocado por los sindicatos. El aeropuerto de Barajas ha amanecido con menos trasiego del habitual, tanto por el número de pasajeros como por el de vuelos previstos para hoy. Los servicios mínimos han sido establecidos en el 25%, pero según CC OO el servicio que se está dando es del 20%. El 112 ha gestionado entre las 22h de ayer y las siete de la mañana 47 expedientes por incidencias relacionadas con la huelga. Los bomberos de la Comunidad de Madrid han realizado 13 salidas por quema de neumáticos y contenedores.

Entre las siete y las ocho, un enfrentamiento de piquetes y agentes del Cuerpo Nacional de Policía en la entrada de las instalaciones de la empresa aeronáutica EADS-CASA de Getafe se ha saldado con nueve heridos, según ha informado el coordinador local de Izquierda Unida, Javier Viondi a Europa Press. Viondi ha explicado, además, que los policías han efectuado disparos al aire para dispersar a los piquetes. "La actuación policial ha sido total y absolutamente desproporcionada", ha explicado Viondi. "[Los disparos] no eran necesarios, porque los piquetes estaban siendo de una tranquilidad absoluta. Quien ha crispado todo ha sido la policía". La Jefatura Superior de Policía ha confirmado los disparos, pero lo considera un incidente aislado sin mayores consecuencias.

A continuación, el seguimiento de la huelga por sectores y zonas:

-Zona centro:

A primera hora de la mañana la situación en el centro era de total normalidad. Un grupo de entre 80 y 100 personas de UGT trataba de impedir el acceso de los trabajadores a sus oficinas en la zona de Banco de España, donde ha iniciado el piquete, mientras seis furgones policiales vigilaban. Un grupo de seis o siete personas en bicicleta de la CGT trataba de iniciar una marcha que dificultase el tráfico, mínimo a esa hora en la zona.

Después, los piquetes se han trasladado a la zona comercial y peatonal de las calles Montera y Preciados, entre Sol y Gran Vía, para impedir la apertura de los comercios. Los bares se encontraban abiertos pero iban cerrando conforme se acercaban los piquetes. Los cierres de las tiendas estaban saboteados, por lo que los comerciantes no podían abrir sus tiendas. Un fuerte cordón policial protege la entrada de El Corte Inglés, donde hay también un piquete importante tratando de impedir el acceso de los trabajadores a los grandes almacenes.

Un piquete de unas 150 personas de CGT y CC OO han cortado el tráfico en Gran Vía, a la altura de la calle Mesoneros Romanos, lo que está provocando fuertes retenciones de tráfico en sentido Cibeles. El único carril habilitado para el tráfico es el carril bus, por el que van pasando los vehículos lentamente.

En Preciados, un grupo de piquetes hace una representación sobre la explotación laboral, escoltados por medio centenar de agentes del Cuerpo Nacional de Policía. Son un grupo de mujeres que reivindican que, a pesar de ser amas de casa, también trabajan, y por lo tanto, tienen derecho a protestar por la reforma laboral. Los escaparates lucen con miles de pegatinas de la huelga y de los sindicatos a lo largo de la Gran Vía, mientras que el pavimento está lleno de octavillas de la huelga.

-Autobuses de la EMT:

Los sindicatos han valorado el seguimiento de la huelga en autobuses urbanos en el 85%. Los piquetes concentrados en las cinco puertas de las cocheras de la EMT de Madrid, (Fuencarral A y B, Entrevías, Carabanchel y la Elipa) han formado grupos de entre 150 y 300 personas para tratar de impedir la salida de los autobuses que debían cumplir los servicios mínimos, que según declaran los sindicatos, son "abusivos e ilegales". (Les habían ordenado trabajar a un 50% , en relación a un día de servicio ordinario, entre las seis y las nueve de la mañana. A un 20% el resto del día. Y recuperar el 50% de seis a nueve de la noche).

Según el Consorcio regional de Transportes, a las siete de la mañana, tan sólo 58 autobuses de EMT estaban prestando servicio de los 784 que debían haber salido. Entre 7.30 y ocho de la mañana, los autobuses en circulación han sido 115 y entre ocho y nueve, han llegado a circular 150 de 958. A partir de las nueve de la mañana, pasada la hora punta de tráfico, los servicios mínimos estaban establecidos en el 20%, y los piquetes se han ido retirando por lo que los autobuses han comenzado a circular con normalidad.

La falta de autobuses circulando es un triunfo para los sindicatos que celebraban con vítores y cánticos los asistentes a las cocheras a primera hora. En la cochera de Fuencarral B, un grupo de piquetes de más de 200 personas con banderas de los sindicatos convocantes de la huelga (CC.OO y UGT), y alguna de otros sindicatos, (como la CGT), han taponado la puerta desde la que tenían que salir los autobuses de servicios mínimos. Lo han conseguido. "No ha salido ningún coche de los 86 que tendrían que haberlo hecho de aquí", informan los representantes sindicales presentes.

Tras unos momentos de tensión hacia las cinco de la mañana, cuando un coche de la policía municipal ha salido a gran velocidad y atravesando la masa de huelguistas, para escoltar a uno de los tres autobuses que han salido transportando personal, no ha vuelto a haber enfrentamiento directo con los agentes desplegados ante la masa de asistentes. Han llovido huevos contra los autobuses que se acercaban a la puerta para salir y se han cantado consignas a favor de la huelga y contra los trabajadores que entraban para cumplir los servicios mínimos. "No estropeéis una huelga general por cumplir unos servicios mínimos plagados de ilegalidad, compañeros", sugería desde el megáfono un representante sindical de CC.OO a los trabajadores que entraban al recinto.

En la cochera de Fuencarral A, a unos diez minutos andando de la B, se practicaron al menos un par de detenciones a piquetes sobre las seis y media de la mañana, por tratar de impedir la salida de autobuses, según algunos sindicalistas que llegaban desde allí. (Todavía sin confirmar este dato por la policía).

Donde sí hubo carga policial fue en las cocheras de Entrevías, según diversas fuentes asistentes. Allí un grupo de más de 150 piquetes taponaban la salida de coches y habían impregnado el asfalto de clavos, hasta que los agentes han arremetido contra ellos, arrinconándoles a un lado de la calle, y logrando así que salieran los autobuses.

Desde las cocheras de Carabanchel y La Elipa, también han salido autobuses, "aunque a cuentagotas, y muchos menos de los que exigían los mínimos", según representantes de los sindicatos convocantes que se encontraban allí. "Pero muchos coches han vuelto. Tenían desperfectos, o los cristales pintados o rotos. Se lo han hecho en la calle", dice un delegado de huelga de CC.OO en Carabanchel, "No han salido los suficientes para cumplir el servicio mínimo", añade victorioso.

Los delegados sindicales y el resto de piquetes de la cochera de Fuencarral B aseguran que permanecerán en la puerta del recinto todo el día. Y también afirman que lo mismo sucederá en el resto de cocheras. En Fuencarral los cantos no cesan. "Esta es la huelga del Pueblo. Y la vamos a ganar", dice un delegado sindical desde un megáfono. "La protesta está siendo un éxito compañeros. Resistamos", añade.

-Autobuses interurbanos:

Los autobuses interurbanos con salida en Madrid circulan cumpliendo los servicios mínimos en los corredores de la M-607 (carretera de Colmenar), A-1 (carretera de Burgos), A-2 (carretera de Barcelona), A-42 (carretera de Toledo). El servicio entre Madrid y Rivas Vaciamadrid (corredor de la A-3) está suspendido. En la A-4 (Autovía de Andalucía) los servicios son inferiores a los estipulados como servicios mínimos, los autobuses están saliendo tarde. La A-5 (Autovía de Extremadura) también presenta problemas en Móstoles y Alcorcón, ya que salen los autobuses estipulados por los servicios mínimos pero algunos de los vehículos están siendo saboteados y tienen que regresar a las cocheras. Lo mismo está ocurriendo con los autobuses que circulan por la A-6 (carretera de La Coruña), por lo que los pasajeros se acumulan en el intercambiador de Moncloa.

-Trenes de Cercanías:

En el transporte ferroviario, el seguimiento de la huelga ha sido cifrada por los sindicatos en un 75% en el caso de Cercanías y otro 75% en el caso de ADIF. En cualquier caso, este portavoz ha señalado que se ha detectado una "muy discreta" afluencia de viajeros en el servicio de Cercanías.

-Taxis:

Entre el 20 y el 40% de los taxistas de Madrid han ido a la huelga, según datos aportados por las asociaciones del sector. El presidente de la Federación Profesional del Taxi, Mariano Sánchez,

ha explicado que "prácticamente el 80% de los taxistas han prestado servicio" por lo que "no se ha percibido mucho el paro". Por su parte, el presidente de Agetaxi, Francisco Esteban, ha asegurado

que el seguimiento en la capital ha sido del 40%. "La estación sur de autobuses, la de Chamartín, las terminales 2 y 4 del aeropuerto, la estación de Ave de Atocha... estaban totalmente desatendidas", ha asegurado.

-Educación:

Los colegios funcionan con normalidad en la capital, tanto los públicos como los concertados y escuelas infantiles. La Universidad Complutense y la Autónoma están vacías desde primera hora, pero esto puede estar motivado en el hecho de que el curso universitario aún no ha comenzado. Sin embargo, los sindicatos consideran que el seguimiento de la huelga en este sector ha sido del 56%. Granados ha cifrado la participación en este sector en un 7%. Sin embargo, los sindicatos consideran que el seguimiento de la huelga en este sector ha sido del 56%.

-Aeropuerto de Barajas:

Los espacios enormes de la terminal principal (T4), en el aeropuerto de Barajas, han estado prácticamente desiertos durante toda la mañana. En este nudo internacional de pasajeros al noreste de la capital, donde operan más de 70 compañías y que da cabida a 1.200 vuelos diarios, trabajan unos 40.000 individuos. Pero la huelga ha parado cerca de un 80% del tráfico aéreo habitual (según los sindicatos; a falta de datos oficiales de Aena) y ha dejado en casa a buena parte de los empleados del lugar.

Los vuelos fuera de Europa no tienen unos servicios mínimos demasiado restrictivos: un 40%, frente al 20% de la UE o al 25% dentro de la península (en el caso de las Islas Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla es un 50%). Los primeros datos aproximados sobre la incidencia de la huelga se ajustan a lo esperado. UGT y CC OO afirma que los servicios mínimos de vuelo se reducen a un 20%, cuando lo pactado (con variaciones entre aerolíneas según los destinos que tuviesen programados cada una) era en torno al 25%.

Los únicos que retaron a la huelga general fueron las compañías Ryanair, Easyjet y Lufthansa, según la versión de los sindicatos presentes en Barajas. Estos señalan a las nueve de la mañana que Ryanair e Easyjet han intentado de madrugada (5.30 en el caso de Ryanair) cubrir viajes que no entraban en los servicios mínimos. Se lo impidieron, dicen las centrales mayoritarias, UGT y CC OO. Dos horas después, Aena informa de que entre las doce de la noche y las nueve de la mañana habían operado 32 vuelos, cuatro de servicios mínimos. ¿Y los otros 28?

"No quisimos que la huelga fuese un día de enfrentamiento", razona Jorge Carrillo, secretario del sector aéreo de CC OO. Afirma que estas aerolíneas sufrirán hoy un récord de cancelación de vuelos (Ryanair, 365, un 90% de sus previsiones, según este sindicato), conque no les compensa pelearse con ellas por unas decenas de servicios.

Además de los aviones que suben y bajan, el trajín laboral incluye miles de trabajadores dedicados a preparar los aviones y organizar el tráfico aéreo, administradores, limpiadores, bomberos, policías, guardias civiles, camareros... Unas 40.000 personas. Los servicios mínimos han hecho que muchos se queden en casa. Estaba previsto que no trabajasen un 18% de la plantilla de Aena en Barajas (acuden a su puesto 147 personas de un total de 816).

Los sectores en que más se nota la huelga son la limpieza y la hostelería del aeropuerto. El sindicato CGT indica que el paro es prácticamente completo. Una empleada de limpieza, hoy piquetera de este sindicato, tomando la precaución de no dar su nombre, comenta a las 7:15 el resultado de la huelga en su servicio: "De 300 que limpiamos entre la T1, la T2 y la T3 solo han venido tres que tienen contratos de suplencias, y los encargados, claro...".

Muchas cafeterías están cerradas, con las persianas metálicas echadas y sin luz, circunstancia que aprovechan algunos para charlar en la penumbra sin pagar por el reposo o para dormir con la cabeza contra la mesa. Otros negocios están abiertos. Por ejemplo, una oficina de lotería de la T4. Abierta pese al entrañable boicot que sufrió a primera hora. La lotera se encontró la cerradura bloqueada por un palillo mondadientes, que se resistió unos minutos a salir. La trabajadora, por cierto, recuerda una peculiaridad de su oficio: "Somos como los policías, los loteros no tenemos derecho a huelga, porque nos encargamos de comercializar los juegos del Estado".

-Mercamadrid:

Las calles de Mercamadrid, habitualmente un hervidero, parecían esta madrugada un desierto. En el mercado de frutas y verduras no había expositores y los pocos trabajadores que se empleaban con el pescado lo guardaban en las cámaras frigoríficas para que no se echase a perder. No se escuchaba un alma paseando por muchas de sus calles. Afuera, sin embargo, se oía la jarana.

En la puerta de una de las lonjas más importantes de Europa se habían pertrechado desde las 21.30 un buen número de piquetes informativos que obstaculizaban la entrada de mercancías. La policía y los sindicalistas tuvieron un conato de bronca por el lugar en el que debían llevar a cabo la reivindicación. Finalmente, los piquetes se sentaron en la carretera de acceso al mercado y cortaron por completo el tránsito.

Una ristra de camiones y vehículos de trabajadores taponaron este acceso de la M-40 y durante varias horas se generó un caos circulatorio en la zona. José, pescadero, aguardaba rodeado de vehículos en el interior de su coche: "No puedo hacer más. Esperaré y a ver si me dejan entrar tarde o temprano". Su espera dio sus frutos.

Sobre las 3.45 la mayor parte del piquete se retiró. De repente, los camiones de mercancías comenzaron a acceder a Mercamadrid. Por la hora que era pocos compradores iban a aparecer ya. ¿A dónde iban todos los huelguistas? "A las cocheras de la EMT", decía cualquiera al que se le preguntara. Allí libraban su próxima batalla.

-Telemadrid:

EnTelemadrid la huelga se cumplió a rajatabla. Pocos instantes después de las 12 de la noche se cortó la emisión y apareció una foto fija del edificio de la cadena con el siguiente mensaje: "La huelga general convocada por los sindicatos contra la reforma laboral del Gobierno de la nación impide la emisión de Telemadrid". Siete horas después, cuando debía empezar el primer informativo del día, Telenoticias 1, seguía la misma foto. La Otra, la segunda cadena de Telemadrid que puede verse por TDT, mostraba el mismo lenguaje.

La dirección de la cadena emitió ayer un comunicado a las nueve de la noche en el que explicaba que no había podido alcanzar un acuerdo con los sindicatos después de tres jornadas de negociaciones. La propuesta de la empresa consistía en la "emisión de unos informativos reducidos a la mitad de su horario habitual, así como en ocupar parte del resto de la programación con producciones grabadas, de forma similar a los acuerdos alcanzados en otras televisiones autonómicas". Los sindicatos solicitaron dejar e negro 22 de las 24 horas. Finalmente no se llegó a ningún acuerdo y, a las 12 de la noche, se cortó la emisión.

En los exteriores de Telemadrid, en la Ciudad de la Imagen, la tranquilidad era absoluta a las ocho de la mañana. No había piquetes y algunos trabajadores entraban por la puerta con normalidad. A la entrada había banderas de los sindicatos y alguna pancarta llamando a la huelga. Un coche de la Policía Nacional estaba aparcado junto al edificio. El responsable de seguridad de la cadena aseguró que no se había producido ningún incidente durante la noche.

Información elaborada por Pilar Álvarez, Jaled Abdelrahim, Jesús Sérvulo González, Pablo de Llano, Charo Nogueira, Víctor López, Daniel Borasteros, F. Javier Barroso y Juan Diego Quesada.