Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Si yo te contara... Historias de los lectores

Igual de 'Lost' que en la serie

Soy una joven en crisis... de ansiedad por falta de trabajo y de oportunidades. Yo no paro de formarme pero... ¿dónde está mi oportunidad?

Yo siempre tuve mi camino muy claro desde pequeñita. Me encantaban los idiomas, gracias a la influencia de mi madre, profesora de inglés, así que me decanté por la licenciatura de traducción e interpretación de alemán e inglés en Granada. Como el primero no es un idioma fácil, dos años de los cinco que tardé en acabarla, los realicé en Alemania, dónde mejor para aprender el idioma.

Durante aquellos años, vi que el español era también un idioma en auge, por lo que al volver, tenía claro que si quería ampliar mi oferta (no optar sólo a ser traductora o intérprete), estudiaría un Máster de enseñanza del español a extranjeros. Lo compaginé con el CAP, porque la opción-salvavidas de las oposiciones siempre está ahí y una vez acabado todo, empecé a buscar trabajo. La cosa comenzó bien, nada más acabar, encontré trabajo en Málaga como profesora de español, pero claro, lo que dura la temporada, esto es, un mes. En septiembre de nuevo ya no tenía nada que hacer, nada más que solicitar becas y más becas, que haberlas haylas...

Así ya llevo un año, desde 2009, en el que solicité la no exagerada cifra de 30 becas (auxiliar de conversación, Extenda, Leonardo, entre otras) y todas me fueron denegadas. Quedaba en los puestos de suplente, pero no me llamaban. Gracias a la crisis mi situación era la de miles, y becas que en la convocatoria anterior sólo habían sido solicitadas por 200 personas, el año pasado las solicitaban miles.

Viendo que mi posibilidad de irme respaldada por una beca era imposible, decidí probar suerte en la capital, en Madrid, donde vive mi novio al que conocí durante mi estancia en Alemania, para después de estar 5 años de relación a distancia, dar el paso y comenzar una vida juntos, pensando, ilusa yo, que tal vez allí habría más oferta.

Pues bien, seguimos en las mismas, he enviado miles de currículos, me apunto a todas las ofertas, y sigo sin encontrar una oportunidad. Lo único que recibo son cartas de agradecimiento y de "en futuras convocatorias te volveremos a llamar".

La última conversación que tuve con mi novio concluyó en que si su empresa cerraba y yo no encontraba nada, nos volveríamos a Alemania. Pero claro, también había que tener en cuenta que si despedían a su madre, él no podría irse y si despedían a mi padre, yo también debería quedarme, por lo que no podemos plantearnos nada.

Ya lo último es, que el jueves pasado tuve que acudir a urgencias, por un fuerte dolor en el pecho, que tras hacerme varias pruebas, descubrieron que se debe a la ansiedad y los nervios que me supone esta situación de desasosiego e inestabilidad. Yo no paro de formarme pero... ¿dónde está mi oportunidad?