Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Te digo yo que esa chica no se iba con cualquiera"

Instantánea de las primeras horas tras el hallazgo del cadáver de Cristina Martín. Desconcierto y especulaciones tras el cordón policial.

Al fondo del parque del Castillo, un cordón de la Guardia Civil dista 200 metros del lugar donde esta mañana una pareja de agentes del instituto armado ha encontrado el cuerpo de una menor. Allí decenas de vecinos y periodistas esperan noticias. Junto a la vieja estructura de la fábrica de yesos, que lleva abandonada décadas, varios agentes de Policía Judicial de la Guardia Civil buscan pruebas y sacan fotografías en un montículo, una poza rodeada de ladrillos viejos de la fábrica.

Lamentablemente la chica encontrada muerta en esa poza va vestida con la misma ropa que llevaba la menor Cristina Martín cuando desapareció hace cinco días, según José Luis González, portavoz de la Guardia Civil, que explica que aún no hay confirmación oficial de que sea ella. Son las cinco de la tarde y empieza a llover, lo que puede dificultar las labores de recuperación del cadáver. Hace mucho frío.

Tras ese cordón policial los vecinos, curiosos, esperan novedades. Entre ellos, Ricardo Larrio que el martes, cuando Cristina Martín desapareció, peinó la zona con otros voluntarios y la Guardia Civil. Buscaron por todo el parque, por la estructura de la fábrica y en otra caseta situada al otro lado de la explanada. No encontraron nada. Su hijo era amigo de la chica. Y también el hijo de otra señora que espera tras el cordón, y que no quiere dar su nombre. Cuenta que Cristina era una chica "muy alegre, muy capaz". Otro vecino remata: "Te digo yo que esa niña no se iba con cualquiera. El que se la llevó la conocía". También esperan con ansiedad varios de sus compañeros de clase en el IES Margarita Salas.

La jueza de Illescas, la secretaria judicial y el forense están ya en el montículo, con los agentes de Policía Judicial y el Grupo de Intervención en Montaña de la Guardia Civil. El cadáver sigue en la fosa. "Está en un sitio de difícil visibilidad", destaca el portavoz ce la Guardia Civil.