Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar dice que un "pirómano" como Zapatero no puede ser el jefe de bomberos

El ex presidente del Gobierno responde con un gesto insultante a los abucheos de estudiantes en la Universidad de Oviedo

El ex presidente del Gobierno y presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) José María Aznar ha cuestionado hoy, durante una "accidentada" conferencia sobre la crisis en la Universidad de Oviedo, la capacidad de José Luis Rodríguez Zapatero para lograr consensos o afrontar la situación económica porque, a su juicio, "el jefe de los pirómanos no puede ser nunca el capitán de los bomberos y España necesita un gran equipo de bomberos". Antes, durante y después de la charla, un grupo de alumnos ha protestado por la visita y le ha increpado con lemas como "Aznar, fascista, tú eres el terrorista". El conferenciante les ha respondido con un gesto insultante con el dedo corazón al salir de la sala, y también dentro, pero con frases como "no pasa nada" o "no pueden vivir sin mí" o, simplemente, el silencio. El polémico gesto ha suscitado multitud de reacciones, desde la adhesión al reproche.

"Hay algunos que parecen empeñados en demostrar que no pueden vivir sin mí", responde Aznar a los insultos y abucheos

A su llegada a la Facultad de Económicas, el presidente de FAES ha tenido que entrar por la puerta de atrás del edificio para no coincidir en la puerta principal con una veintena de jóvenes con pancartas y folios en alto en los que se leía: Aznar, criminal de guerra, Mentiras de destrucción masiva, Ánsar, lameculos de Bush y otros mensajes peyorativos, mientras le gritaban"fascista", "asesino", "terrorista" y "fuera de la Universidad".

"Pedir consenso es inútil

Minutos antes del mediodía, este grupo de manifestantes se ha trasladado a las inmediaciones del Aula Magna, lugar donde estaba convocada la charla para las 12.30, organizada por esta fundación y Nuevas Generaciones del PP. Los estudiantes portaban una pancarta que decía Aznar, criminal de guerra, mientras coreaban consignas como "Aznar, fascista, tú eres el terrorista", "Fuera los fascistas de la Universidad", "Aznar al talego como Vera y Barrionuevo", "No a la guerra" y "PSOE y PP la misma mierda es". Miembros de la seguridad privada y de la organización han cerrado el paso a los alumnos a la sala de conferencias, y se han quedado en los pasillos, con sus cánticos y vigilados por efectivos de seguridad.

Tras este revuelo, Aznar, acompañado por dirigentes regionales del PP, ha entrado también por la puerta de atrás en el Aula Magna, abarrotada por cientos de estudiantes y cargos del PP, que le han recibido con una fuerte ovación, aplausos y loas de "presidente" para contrarrestar los gritos y silbidos de los manifestantes. El discurso ha comenzado con 15 minutos de retraso. En su charla, Aznar ha argumentado que Rodríguez Zapatero "ni tenía ni tiene convicciones de presidente, ni un buen equipo, ni una política acertada" para conseguir afrontar la crisis "más difícil" que ha vivido el país en los últimos años. Según Aznar, para superar la crisis es preciso cambiar el rumbo perdido en 2004, cuando el PP perdió las elecciones y Zapatero llegó a La Moncloa, y recuperar los valores de la transición.

Además del incidente de la entrada, Aznar ha sido interrumpido a lo largo de su discurso por varios jóvenes que en distintos momentos le han llamado "asesino" o "criminal" y que le han pedido que se fuera de la Universidad. La primera se ha producido a las 12.52 por parte de unos jóvenes con carteles de papel y gritos de "fascista". Los asistentes al acto les han abucheado -algún grito de "¡rojos!" incluido- mientras eran expulsados del recinto por miembros de la organización y de la seguridad privada. En el exterior, continuaba el grupo inicial, que han recibido con aplausos a los expulsados. La escena se ha repetido posteriormente hasta cuatro veces más al grito de "¡criminal!", "¡cabrón!" o "¡mentiroso!". El ex presidente ha reaccionado con frases como "bueno, no pasa nada" o "hay algunos que parecen empeñados en demostrar que no pueden vivir sin mí" o sin comentarios. El grueso del público aplaudía sus palabras cuando le cortaban y coreaba "presidente, presidente".

"Pedir consenso es inútil

Tras asegurar que su vocación política "ha sido, es y seguirá siendo muy firme" y que ha dedicado su vida a "mejorar la situación de España", ha añadido que cree en los españoles y en sus posibilidades para salir de la crisis "si están bien orientados y aúnan esfuerzos. No obstante, ha advertido de que si ahora se pide consenso político sobre la base que ha llevado a que en España haya más de cuatro millones de parados, o en materia de educación, cuando el país "registra el mayor fracaso escolar de Europa", se trataría de un "consenso inútil". "Estos señores que están dirigiendo España se han fundido el país y no tienen legitimidad para decir al resto que vayan a recoger los escombros", ha afirmado Aznar, para quien es preciso cambiar el rumbo del país "contando con los mejores equipos".

En su opinión, hay que abordar reformas educativas, laborales, energéticas o laborales para superar esta crisis en la que, en su opinión, se han cometido tres errores fundamentales: haber parado el proceso de reformas iniciado en 1996, haber negado la existencia de una crisis y haber tomado medidas contrarias a las que se precisan para recuperar la competitividad perdida, sin la que no se puede volver a crear empleo. Al finalizar la intervención de Aznar, que ha durado 45 minutos, éste se ha retirado rápidamente acompañado de los organizadores. Esta vez ha salido por la puerta principal y los manifestantes sí han podido verle de lejos y han vuelto a arreciar los gritos e insultos. Ha sido entonces cuando el ex presidente del Gobierno, rodeado por sus escoltas, les ha respondido con el gesto despreciativo y soez, alzando el dedo corazón de la mano izquierda como se ve en la imagen.

Lo sucedido hoy recuerda a los fuertes abucheos recibidos en distintas universidades en charlas de políticos como los que soportó el también ex presidente Felipe González en 1993 a cuenta de la corrupción y el ex ministro Josep Piqué por Guantánamo en 2008.