Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lluvia de críticas ante el gesto despectivo de Aznar en Oviedo

El PP defiende la actitud del ex presidente del Gobierno y señala que sufrió una agresión que los socialistas deberían haber condenado

El gesto grosero del ex presidente del Gobierno José María Aznar a un grupo de estudiantes de la Universidad de Oviedo, en respuesta a los abucheos por su apoyo a la guerra de Irak, ha generado una lluvia de críticas. El rechazo a la reacción que tuvo el ex presidente ha sido general, salvo en las filas del PP, aunque su presidente, Mariano Rajoy, ha evitado entrar en la polémica.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha considerado que el gesto de Aznar "no ayuda mucho a mantener la idea de respeto", pero ha subrayado que la defensa de las ideas debe hacerse siempre desde la palabra y desde el respeto, nunca desde el insulto", en alusión a los estudiantes.

En el PP, dirigentes del partido como el vicesecretario de Comunicación de los populares, Esteban González Pons, han defendido la actitud de Aznar al señalar que lo que sufrió fue una agresión intolerable y han criticado que altos cargos socialistas no lo hayan condenado. En esta línea se ha pronunciado también el presidente de Nuevas Generaciones del PP, Nacho Uriarte, quien ha comentado que entiende que Aznar haya podido tener una reacción como la que tuvo tras "muchos años aguantando este tipo de acciones violentas".

"Como Berlusconi"

Desde las filas socialistas, el lehendakari, Patxi López, ha considerado que la actitud de Aznar es rechazable "socialmente" y más al tratarse de un político, desde donde hay que transmitir "cierta pedagogía y respeto". Por su parte, la secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE, Elena Valenciano, le ha acusado de tener "mucho rencor acumulado", de hacer críticas "cargadas del odio del perdedor" y de ser "autoritario, deslenguado, maleducado y resentido". Con su comportamiento, ha proseguido, ha inaugurado "un estilo desconocido en el contexto europeo, donde todos los presidentes conservan un respeto democrático e institucional a los anteriores".

Para el secretario general de ICV, Joan Herrera, supone "arrogancia y prepotencia" y la ha homologado con "otros altos dirigentes del planeta, como Silvio Berlusconi, que también es capaz de hacer estas cosas". Según Herrera, "a todo el mundo le pueden silbar en un acto, pero cuando te pasa debes actuar con mejores formas".

La coordinadora de Asambleas de Estudiantes de la Universidad de Oviedo ha asumido la protesta contra Aznar, del que denuncia su "prepotencia" por el gesto que dedicó a los que le increpaban y refleja su "escaso respeto" por "la crítica y la vida humana".