Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar justifica su gesto obsceno: "Con los descarados la respuesta debe ser descarada"

El ex presidente del Gobierno asegura en una entrevista en 'Il Giornale' que la política económica de Zapatero es "suicida".- "Espera el 'gong'; está contra las cuerdas"

Lejos de arrepentirse por su gesto obsceno dedicado a un grupo de universitarios que le abuchearon el mes pasado en Oviedo tras pronunciar una conferencia, el ex presidente del Gobierno José María Aznar ha justificado su actitud. "Me río de ellos, con las personas descaradas la respuesta debe de ser descarada", asegura en una entrevista que publica hoy el diario italiano Il Giornale.

Aznar insiste en sus críticas a la política económica del Gobierno. "Es suicida. Ha incrementado el gasto y la deuda. Ahora son los españoles los que debenpagar todo esto, y sobre todo, los jóvenes, que ven el futuro desilusionados", afirma el ex presidente, para quien las reformas económicas que habían convertido a España en "el país más dinámico de Europa" se han paralizado en los últimos años. "Existió el milagro económico y fue fruto de un trabajo transformado en éxito".

Para el presidente de la FAES, Zapatero ha convertido España en un "carnaval" y ha metido "la cabeza dentro de la arena". "En 2004 negó la crisis que ha embestido nuestra economía como una fiebre de malaria". Y recurre a un símil pugilístico para retratar la situación en la que, a su juicio, se encuentra el Ejecutivo: "Está contra las cuerdas; espera el gong". Pero Aznar descarta que el Gobierno se plantee adelantar los comicios. "Zapatero no tiene ninguna intención de abreviar su mandato porque pierde las elecciones. Pero si no cambia el Gobierno quedaremos empantanados en la crisis", añade.

"Inmovilismo" de Zapatero

"Creo que mi país tiene todavía los papeles en regla para superar la crisis. España puede volver a volar, pero primero se necesitan reformas que el Gobierno está obstinadamente evitando aplicar", prosigue el ex presidente, para quien la política del Gobierno se basa en ganar tiempo. "Zapatero espera, está convencido de que tarde o temprano la tempestad pasará", señala.

Sin considerar que la situación de España pueda compararse con la de Grecia, Aznar si cree que España está en una "seria" dificultad. "El problema es que existe la tentación de aumentar el déficit y esto produce tensiones en la zona euro", explica. En cuanto a aplazar la edad de jubilación de 65 a 67 años, Aznar afirma que "con una sola reforma no se combate la crisis. España necesita hoy aumentar la competitividad, por ello es necesario un sistema completo de reformas profundas que conviertan a España en flexible y competitiva".

Sobre las dos elecciones que ha ganado Zapatero, Aznar cree que es "una cuestión psicológica". "Zapatero ha prometido el pleno empleo y en su lugar ha llegado al pleno desempleo con niveles altísimos. Hoy España se encuentra con cuatro millones y medio de parados y los jóvenes alcanzan el 45% ¿Por qué no ha se hecho nada para reaccionar ante la crisis que se avecinaba?".

Críticas a las políticas sociales

Del modelo social de Zapatero, el presidente de la FAES dice que "sus batallas están hechas de retórica, basadas en golpes de escena. Es su estrategia para esconder su incapacidad, su incompetencia", asegura. Censura también la reforma de la ley del aborto "¿Cómo se hace para sostener que el aborto es un derecho natural para las adolescentes?. Además se subraya que una intervención de los padres es una injerencia inadmisible. Esta es la moral de Zapatero?. Digo a los padres y a las madres, aquí están vuestras hijas menores que se desembarazan de un feto sin decir siquiera estoy embarazada".

Preguntado sobre lo que quedará de la cultura de la izquierda, Aznar responde: "Muy poco, la cultura del orgullo gay y el aborto libre para los adolescentes. No son éstos los problemas principales de un país".

Las nuevas críticas de Aznar al presidente del Gobierno se han publicado después de que Zapatero pidiera ayer "respeto" para él y para las instituciones judiciales, tras las declaraciones del canciller venezolano, Nicolás Maduro, contra el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco que investiga la relación entre ETA y las FARC, de quien dijo que "está vinculado a la mafia de Aznar".