Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Vic defiende que limitar el empadronamiento de inmigrantes es una "medida legal"

Josep Maria Vila d'Abadal afirma que el consitorio se ampara en la última reforma de la Ley de Extranjería

El alcalde de Vic (Barcelona), Josep Maria Vila d'Abadal (CiU), ha reiterado hoy su voluntad de seguir adelante con los nuevos criterios de empadronamiento de inmigrantes irregulares anunciados y que han provocado un aluvión de críticas, entre ellas la del mismo ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, que los ha considerado ilegales. Vila d'Abadal (CiU), afirma que "estas medias son legales".

Según Vila d'Abadal el objetivo es "poner orden en el padrón municipal y dar cumplimiento a la reforma de la Ley de Extranjería que entró en vigor el pasado diciembre", lo cuál entiende que es necesario y "un bien para todos, todos los ciudadanos".

El consistorio se ampara en la reciente modificación de la Ley Orgánica sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros cuyo artículo 25 dispone que los extranjeros extracomunitarios que entren en España deberán estar en posesión de un pasaporte o documento de viaje que acredite su identidad, además de un visado, excepto si se disponen de la tarjeta de identidad de extranjero o, excepcionalmente, una autorización de retorno. El edil entiende que si esta es la "documentación legalmente" exigida por el Estado español también tiene que ser la que municipio exija a la hora de empadronar.

Aplicación en febrero

La medida se aplicará a partir de febrero. No tendrá carácter retroactivo ni afectará a las personas que lleguen al país por la vía del reagrupamiento familiar. El objetivo es frenar el aproximadamente 2% de casos irregulares que se detectan actualmente. Casos reales que ha registrado la Oficina de Acogida de Vic como intentar empadronarse con un pasaporte falso o de gente que se ha presentado en pocos días con dos pasaportes distintos de diferente nacionalidad.

Josep Maria Vila d'Abadal ha lamentado la gran desinformación alrededor de este tema e incluso ha entonado el 'mea culpa' por haber contribuido a ella des del mismo Ayuntamiento.

Respecto a las declaraciones de Celestino Corbacho, el alcalde de Vic ha dicho que el ministro ha sido víctima de esta desinformación y esta convencido que cuando conozca las verdaderas intenciones del consistorio se saldarán los problemas. Vila d'Abadal no tiene intención, según ha explicado, de llamarlo para aclarar personalmente este embrollo.

El alcalde ha señalado que el porcentaje de personas que incumple los requisitos "es bajo", ya que, según la comisión de seguimiento del empadronamiento creada en septiembre del 2009 por el consistorio, "el 2% del total de las personas que han intentado empadronarse no disponía de los documentos exigidos".

El viceprimer secretario y portavoz del PSC, Miquel Iceta, ha asegurado que no ve "amparo legal" al acuerdo tomado por el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Vic. Iceta dejó claro que en ningún caso el PSC pretende "desautorizar" al Ayuntamiento, donde gobiernan socialistas y republicanos con CiU, que ocupa la alcaldía. En la oposición están CUP, ICV-EUiA y Plataforma per Catalunya (PxC).

Por suparte, CiU ha exigido a Vila d'Abadal que cumpla la ley en políticas de empadronamiento de inmigrantes. El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, ha exigido al alcalde de Vic que cumpla la ley. "Esperamos que no haya ningún ciudadano en situación de indefensión".