Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado veta la nueva ley de financiación autonómica

Prospera la enmienda de veto del BNG.- El proyecto se envía ahora al Pleno de la Cámara para que éste se pronuncie

Batacazo en el Senado de la ley de financiación autonómica. La Comisión General de las Comunidades Autónomas del Senado ha aprobado este jueves las propuestas de veto a las leyes de reforma de la financiación autonómica, debatidas hoy en la Cámara Alta. Gracias a los votos del Partido Popular (PP), Convergència i Unió (CiU) y el Bloque Nacionalista Gallego (BNG), las dos leyes que articulan el modelo serán enviadas ahora al Pleno de la Cámara para que se pronuncie y levante el veto o lo ratifique y remita el texto al Congreso.

La sesión de hoy ha servido para escuchar las posiciones de los Gobierno autónomos sobre la financiación. Asturias, Castilla-La Mancha, Cantabria, Cataluña, Andalucia y Baleares se han posicionado a favor del nuevo modelo, al entender que es "solidario" y garantiza el estado de bienestar. Por el contrario, lo han rechazado las comunidades gobernadas por el PP -con Madrid a la cabeza- que han denunciado que la negociación de un nuevo modelo beneficia especialmente a Cataluña.

El veto que ha salido adelante a la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) ha sido el presentado por el BNG, que ha logrado reunir el apoyo del Partido Popular y CiU, pese a que estas dos formaciones políticas también habían registrado sus propios vetos. El veto ha salido adelante con los 27 votos justos que se necesitan para alcanzar la mayoría absoluta y con 23 en contra. La oposición del BNG, según ha explicado su senador, José Manuel Pérez Bouza, se basa en la idea de que "sin autonomía fiscal no hay autogobierno".

En el pleno, estos tres partidos -PP, CiU y BNG- suman 131 escaños, justo uno menos de la mayoría absoluta, con lo que PSOE, si consigue los votos de todos los demás grupos, podría revertir el veto. Si no lo consigue, el proyecto volverá vetado al Congreso, donde se levantaría por mayoría absoluta como ha sucedido siempre, pero con enorme coste político para la ley más importante del sistema autonómico. Los socialistas, según han informado fuentes del partido, confían en poder conseguir el apoyo de las demás fuerzas parlamentarias y levantar el veto en el Pleno.