Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La batalla interna catalana tensa el debate de la nueva financiación

El Gobierno saca adelante la ley en el Congreso por un voto

La tensión entre los partidos políticos catalanes, PSC, ERC e ICV, por un lado, y CiU, por el otro, se reflejó ayer con total intensidad en el debate y aprobación por la mínima -sólo lograron los 176 votos imprescindibles de la mayoría absoluta- de la Ley Orgánica de Financiación Autonómica (LOFCA).

Esta ley es el fruto del pacto alcanzado el pasado mes de julio entre el Gobierno central y las comunidades autónomas socialistas, además de los partidos catalanes ERC e ICV, los Gobiernos de Canarias (CC), Cantabria (PRC) y Ceuta (PP). Se abstuvieron las autonomías gobernadas por el PP y CiU votó en contra. Ayer se repitió la situación en el Congreso. La ley fue aprobada con los votos del PSOE, ERC, CC, ICV, UPN y NaBai. En contra se situaron PP, CiU, BNG y UPyD. PNV e IU se abstuvieron.

Los diputados que apoyen la norma asesinan el Estatuto catalán, según CiU

Pero en el debate de ayer el foco estuvo en CiU por la dureza del portavoz adjunto de este grupo, Josep Sánchez Llibre, contra todos los parlamentarios que votaran esta ley. "Los diputados que voten esta ley están asesinando políticamente con premeditación el Estatuto de Cataluña". Ante esta advertencia se escuchó al diputado socialista Álvaro Cuesta preguntar: "¿Nos vas a excomulgar?". Y vino la respuesta de Sánchez Llibre ya muy enojado. "Señor Cuesta, no haga bromas con un tema muy serio".

De inmediato intervino la vicepresidenta primera, Teresa Cunillera, que en esos momentos presidía la sesión, pidiendo al diputado nacionalista que se atuviera al tema. Y la trifulca se extendió támbién a Cunillera, diputada del PSC, a quien Sánchez Llibre acusó de "tomar partido".

Subió entonces a la tribuna el portavoz de ERC, Joan Ridao, que acusó a Sánchez Llibre de "erigirse en el profeta del desastre, del fatalismo y del derrotismo". Y añadió: "Sólo le queda acusar a los que votemos la ley de haber entrenado a los pilotos suicidas del 11-S". En este debate casi de política catalana, cuyas elecciones se celebrarán antes de un año, intervino el portavoz de ICV, Joan Herrera, para afear también a Sánchez Llibre, que desde hace muchos años goza de la simpatía general de la Cámara. "Además de estar fuera de la realidad usted ha tenido una intervención de muy mal gusto", le dijo Herrera.

A la portavoz socialista, Montserrat Colldeforns, del PSC, le tocó no sólo defender la ley sino también contraatacar a CiU y al PP, representado por Álvaro Nadal, quien dijo: "El nuevo modelo aumenta el déficit, subirá los impuestos y acabará con la solidaridad interterritorial"

"Lo que va a ocurrir señor Sánchez Llibre no es ningún asesinato político sino que CiU votará con el PP en contra del Estatut. Ni el PP ni CiU son capaces de articular un proyecto para toda España", sentenció la diputada socialista.

La ley se aprobó con 176 de los 177 votos previstos. La baja correspondió al diputado socialista y secretario cuarto del Congreso, Javier Barrero, que cuando se recuperó de una indisposición y se dirigió al salón de plenos, la puerta ya estaba cerrada. Una de las leyes más importantes del Estado salió así por lo pelos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de noviembre de 2009