Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero confía "en el buen criterio" del Constitucional con respecto al Estatuto de Cataluña

El presidente recuerda en Egipto que en otras ocasiones se han obtenido "buenos resultados para las peticiones catalanas"

José Luis Rodríguez Zapatero ha llamado a la calma y ha intentado enfriar la polémica levantada por las noticias que vaticinan una sentencia del Tribunal Constitucional adversa para aspectos sustanciales del Estatuto. Tras pedir que se deje "trabajar con sosiego" a los magistrados, ha declarado: "Tengo confianza en el buen criterio del Tribunal Constitucional y en nuestro sistema constitucional. Confío en que, cuando se produzca la sentencia, que no sé si es inminente, eso lo sabe el tribunal, como es lógico, haremos las valoraciones y seguro que las cosas transcurrirán razonablemente".

En una rueda de prensa conjunta con el primer ministro egipcio, Ahmed Nazif, el presidente no ha querido pronunciarse sobre las noticias en torno al contenido de la futura sentencia -"nunca hago caso de las filtraciones, no es un buen método de trabajo", alegó- ni tampoco sobre las reacciones que éstas han provocado en dirigentes catalanes, como el presidente de la Generalitat, José Montilla, y el líder de CiU, Artur Mas.

Se ha limitado a recordar que también se produjo un intenso debate cuando el Parlamento catalán aprobó el proyecto de Estatuto y cuando se negociaba la nueva financiación autonómica. "Ambos se aprobaron con un buen resultado que fue positivo para el proceso autonómico en general y en particular para las cuestiones que viene planteando Cataluña", ha alegado.

El pasado domingo, EL PAÍS publicaba que el Constitucional afronta la recta final de la sentencia del Estatuto entre fuertes divisiones internas y peticiones de dimisión y avanzaba que la votación prospectiva del pleno del Constitucional del pasado día 12 dejó patente que una mayoría de seis magistrados frente a cuatro sigue encallada en su oposición a los "símbolos nacionales", en tanto que el término "nación" ha quedado en la práctica descartado en el último borrador de la ponencia.

Siguen las reacciones

La de Zapatero no ha sido la única declaración política del día. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha arremetido contra el PSC por presionar al Constitucional y no respetar sus resoluciones, mientras que los portavoces parlamentarios de ICV e IU, Joan Herrera y Gaspar Llamazares, han criticado al Gobierno por una política de nombramientos "que ha puesto al tribunal en una situación de ingobernabilidad".

Por otro lado, el portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, ha reiterado que siempre han defendido "que el Estatuto es Constitucional y fruto del consenso" pero ha pedido "respeto" y acatar la sentencia.

Más lejos ha ido el ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, quien ha reiterado que se vive un "empeoramiento como nunca ha habido en las relaciones entre Cataluña y España" desde el punto de vista de la opinión pública, algo que ya dijo a EL PAÍS en una entrevista publicada el pasado domingo.

El vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, ha criticado que la sentencia del Tribunal Constitucional pueda alterar una norma ratificada en referéndum. "Si hay una modificación de lo que dijo la soberanía popular, yo creo que sería un hecho de una gravedad extraordinaria porque nadie en democracia está capacitado ni tiene legitimidad para modificar una decisión que es el resultado de la soberanía popular", ha dicho el vicepresidente catalán en declaraciones a la prensa tras reunirse con el presidente del Parlamento de Flandes.