EE UU rechaza la propuesta de Batasuna para el País Vasco

Un portavoz del departamento de Estado considera que no es equiparable la situación con la de Irlanda del Norte

Un portavoz del departamento de Estado de Estados Unidos ha manifestado las dudas del Gobierno de este país acerca del documento que la izquierda abertzale presentó la semana pasada, en el que apelaba a los denominados principios Mitchell que dieron lugar a los acuerdos de paz en Irlanda del Norte como fórmula para solucionar el "conflicto vasco". La Administración Obama, ha dicho, considera que la situación de Irlanda del Norte "no es comparable" a la del País Vasco.

"Las dos situaciones son únicas y no se puede hacer ninguna comparación entre las dos", han indicado, desde el departamento de Estado, que dirige Hillary Clinton, al ser preguntado por la propuesta presentada en Alsasua (Navarra) y Venecia. Desde el departamento de Estado hacen además un breve análisis de la situación del País Vasco en el que recuerda cómo el escenario político de esta zona "ha permanecido bajo la influencia de las acciones del grupo terrorista ETA". "Los servicios de seguridad españoles", añaden "en estrecha colaboración con los servicios franceses, han conseguido minar de manera considerable la cúpula de la banda y su capacidad operativa, y sin embargo, el grupo terrorista realiza esporádicamente atentados con bomba y asesinatos selectivos".

Más información
"Batasuna tiene tres años para decidir si convence a ETA o rompe"
La izquierda 'abertzale' ofrece una negociación, pero sin condenar a ETA
La izquierda 'abertzale' afronta el crucial debate sobre su futuro

El pasado 14 de noviembre, destacados miembros del entorno abertzale hicieron público un documento de siete puntos que introducía como novedad una alusión directa a la fórmula que se aplicó en el proceso de paz de Irlanda del Norte. George Mitchell, senador estadounidense de origen irlandés, es el enviado especial para Oriente Próximo. En 1995 desempeñó funciones como enviado especial del Gobierno estadounidense para Irlanda del Norte a petición del entonces presidente, Bill Clinton. Su participación en este conflicto fue clave para que las conversaciones de paz terminasen en los Acuerdos de Viernes Santo de 1998.

Este pronunciamiento de EE UU, junto a la reciente resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo que avala la ilegalización de Batasuna, chocan frontalmente con las aspiraciones del entorno de la banda terrorista ETA por internacionalizar el conflicto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS