Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La liberación del 'Alakrana'

Defensa admite que no está claro si los piratas bajaron del 'Alakrana' a tres tripulantes

El jefe del Estado Mayor asegura que en todo momento tenían un dispositivo para intervenir.- La Armada disparó a los piratas dos minutos después de que dejaran el atunero

El jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez, ha admitido que hay algunas dudas sobre si tres tripulantes fueron desembarcados del Alakrana el pasado 5 de noviembre. Ese día los piratas anunciaron que habían bajado del barco a los marineros a los que amenazaron con matarlos si no se atendían sus exigencias.

"Esa información se recibió de los servicios de inteligencia; esa información es que pudieron bajar aunque después tuvieron datos de que estaban dentro", ha explicado Rodríguez en una rueda de prensa en la que ha comparecido junto a la ministra de Defensa, Carmen Chacón, para informar de los detalles de la liberación.

Un helicóptero de la Armada disparó a los dos esquifes en los que los últimos piratas que mantuvieron secuestrado el Alakrana abandonaron el pesquero dos minutos después de que lo hicieran,

pero ninguno de los somalíes resultó herido porque alcanzaron antes la playa, según ha manifestado Rodríguez, que precisado que los gechos se produjeron a las 14.04 y las 14..06 de ayer.

El patrón del Alakrana ha asegurado esta mañana en EL PAÍS que nunca llegaron a bajar del barco. El titular de Exteriores, Miguel ángel Moratinos, ha asegurado esta mañana en una entrevista en la cadena SER que el anuncio de desembarco de los piratas "no fue así", sino que se trató de una estrategia para "atemorizar" a los marineros, sus familias y la opinión pública.

El jefe del JEMAD ha asegurado que, en todo momento, Defensa tenía un dispositivo para intervenir y que el único límite era "la integridad física de los marineros". De acuerdo con la información del general, el 7 de octubre se envió a un equipo de refuerzo a la zona del secuestro. Se trataba de una unidad de guerra naval, para tener más garantías ante una posible intervención, que se lanzó en paracaídas a alta mar.

Rodríguez ha explicado que dos minutos después de la llamada estaba ya en marcha el dispositivo, pero ha argumentado que no se pudo detener a ningún pirata debido a que la distancia hasta la costa -1,7 millas náuticas- era muy corta, lo que les daba "muy poco tiempo". Rodríguez ha confirmado que durante esta operación "no hubo heridos ni muertos" entre los piratas, quienes alcanzaron la costa y allí se mezclaron con la gente.

Uno de los marineros del atunero, que navega hacia el puerto de Seychelles donde llegará el próximo viernes por la mañana, se encuentra en la Fragata Canarias después de que el médico del atunero así lo solicitara. Defensa ha expicado que en un primer momento se temió que pudiera padecer una angina de pecho, pero tras practicarle unos análisis se ha descartado esa posibilidad y se encuentra "estable".