Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diario de la primera exhumación con tutela judicial

Santiago Macías, vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, narra los trabajos en Zamora en dos fosas comunes de la Guerra

Santa Marta de Tera (Zamora)
Santiago Macías, vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) relata para el ELPAIS.COM el avance de los trabajos de exhumación de dos fosas comunes en Santa Marta de Tera (Zamora), que se abren por orden de la juez de Benavente Tania Chico. Son las primeras que se exhuman en España con tutela judicial.

19.15. Fin de la jornada. "Lo dejamos hasta mañana. Nos vamos a descansar a una posada rural que hay en Santa Cristina de la Polvorosa. Estamos cansados, ha sido un día muy largo y muy emocionante. La juez ha estado tomando declaración aquí mismo como testigos a algunos vecinos del pueblo. Los familiares están contentos. ¡Hasta mañana!"

18.15. Importante hallazgo. "Parece que estamos más cerca. Hemos encontrado restos humanos conectados, huesos largos y unidos entre sí. La juez estaba ya un poco contrariada porque parecía que no avanzábamos, pero le hemos tratado de explicar que casi nunca encontramos lo que buscamos con tanta facilidad. Son procesos muy lentos y delicados".

17.15. Chaparrón y primeras pistas. "Acaba de caer una tormenta de cinco minutos, pero se ha despejado enseguida. Hemos delimitado una zona, casi a la entrada del cementerio, donde creemos que puede estar la fosa, porque parece que se removió la tierra y ese no es un lugar normal para enterrar a gente, a no ser que los enterradores pensaran que no merecían un sitio mejor. Los arqueólogos están haciendo cortes en el terreno donde calculan que está la fosa. Ellos son capaces de apreciar los movimientos de tierra aunque hayan pasado 70 años. Estamos animados".

16.15. Vuelta al trabajo. "Acabamos de volver de comer con los familiares de las víctimas y con la juez. Vigilando el sitio se ha quedado un equipo de la Guardia Civil, que acaba de cambiar el turno. Tenemos esperanza de encontrar la fosa hoy".

14.10. Pausa para comer.- "Nos vamos a comer con los familiares de las víctimas. Esta mañana no ha habido suerte, pero no es la primera vez que estamos dos o tres días buscando y al cuarto encontramos la fosa. Retomaremos el trabajo sobre las 15.30. Nos queda aproximadamente la mitad de lo que hemos explorado por mirar".

13.15. Dificultades.-Seguimos buscando. Hemos vuelto a utilizar la máquina retroexcavadora en el entorno y estamos haciendo varias catas sobre el terreno, porque aún no hemos definido el lugar donde está la fosa. Las raíces de un seto que rodea el sitio nos dificulta el trabajo.

12.30. Testimonio de un familiar.- Le cedo la palabra en este diario al hombre que nos ha traído hasta aquí, Baltasar Berciano, familiar de una de las víctimas que estamos buscando, Baltasar Carbajo:

"Hace 20 años, mi tía Nieves empezó a hablarme de lo que le había pasado a su hermano. Empecé a hacerle más preguntas y noté que ella tenía mucho miedo a hablar. En el año 2002, empecé a investigar, a buscarle en los archivos, a preguntarle a la gente del pueblo... Hasta que seguimos el rastro del camión en el que los falangistas se lo llevaron el 21 de agosto de 1936.

Mi tía, que ahora tiene 91 años, estaba con su hermano cuando los falangistas se lo llevaron para asesinarlo. Ella tenía entonces 21 años. Baltasar volvía de trabajar en el campo, porque entonces era habitual trabajar de noche en verano, en las épocas de siega. Su madre y su hermana le esperaban para darle el almuerzo. Y entonces aparecieron los falangistas. Se lo llevaron y lo asesinaron. Tenía 28 años, un hijo de tres y una niña a punto de nacer."

"Nieves, la hija de Baltasar, tiene ahora 73 años. No ha podido venir a la exhumación porque no está muy bien de salud. Pero hace un mes la juez de Benavente le tomó declaración en el juzgado. A ella y a su hermano mayor. Estamos todos muy agradecidos con la juez. Está muy preocupada por nosotros, por lo que puedan estar sufriendo las familias, y en la toma de declaración ha demostrado una humanidad impresionante."

"La verdad es que estoy aquí y no me puedo creer que esto esté pasando por fin. Que haya una juez dirigiéndolo todo, preocupada. Su presencia no debería sorprendernos, porque aquí se están buscando restos humanos; debería ser algo normal, pero después de todas las decepciones, de las malas palabras que hemos tenido que escuchar de gente, incluso de vecinos del pueblo que nos dicen aquello de ¿por qué revolvéis el pasado?, es increíble que hayamos llegado hasta aquí."

"Este año he estado ayudando en otras exhumaciones en Quintanilla de Barros, en Lugo... Para la gente que no tenga familiares desaparecidos a lo mejor es difícil de entender por qué hacemos esto. Les diría que a mí me gusta ayudar a lo asociación para la recuperación de la memoria histórica en lo que puedo y que cuando les hablo de esto a mis hijas o a mis alumnos, siento que les estoy educando".

12.00. Temores de los vecinos.- "Se está acercando mucha gente del pueblo y muchos vecinos que tienen a sus familiares enterrados en este mismo cementerio donde está la fosa. Creo que vienen con temor a que nuestro trabajo afecte a las tumbas donde están sus familiares, pero ya han visto que no es así. Estamos utilizando la ocasión para explicarle a la gente lo que hacemos, que las personas a las que estamos buscando en estas fosas también tienen familia y que su familia quiere enterrarlos, como ellos, dignamente".

11. 00.-Restos inconexos.- "Los restos humanos que hemos encontrado están inconexos, separados, y eso no es normal en las fosas de la guerra civil. Es posible que la fosa haya sido alterada en alguna ampliación del cementerio donde se encuentra o que todavía no hayamos llegado a ella. No podemos descartar ninguna hipótesis. Seguimos buscando. Estamos inquietos, como siempre que iniciamos alguna exhumación, porque la expectación de los familiares es enorme y estamos aquí por ellos".

10.30.- En la intimidad.- La juez utiliza el muro del cementerio como una especie de cordón policial para que la exhumación se haga en la intimidad. Al otro lado del muro, periodistas y curiosos esperan noticias.

10.15.- Primeros restos.- ¡El equipo encuentra los primeros restos óseos en el lugar donde hemos estado pasando la retroexcavadora! A partir de este momento, se dejan de utilizar medios mecánicos. Los arqueólogos y forenses entran en la fosa para empezar a limpiar los restos a mano.

09.30.- Familiares arropados.- "Llegamos al lugar donde se encuentran las fosas. Hay muchísima expectación. Y por primera vez en las más de 100 exhumaciones a las que he asistido, hay guardia civil, un forense enviado por el juzgado de Benavente, el alcalde del municipio... Todos, familiares y equipo, nos sentimos más arropados. Nos ponemos a trabajar con la retroexcavadora, una máquina abre-zanjas, pequeña y estrecha, que sirve para retirar la capa de tierra más superficial, unos 50 o 60 centímetros.

Poco a poco van llegando familiares de las víctimas que estamos buscando y otras que todavía no han podido encontrar a los suyos. También muchísimos voluntarios que suelen colaborar con la Asociación y se han acercado por si necesitamos ayuda, y vecinos del pueblo. Hay muchísima gente.

La juez ha llegado un poco más tarde porque antes le ha tomado declaración a los familiares de Aquilino Ortega, uno de los fusilados en 1936.

08.00.- Interés internacional.- "Me reúno con el resto del equipo en el resto del equipo de la asociación: dos arqueólogos, tres forenses y voluntarios, en Ponferrada (León). Uno de los voluntarios es Baltasar, que está buscando a su tío en esta fosa. Nos sigue la televisión pública francesa, que está haciendo un reportaje y quiere grabar todos los detalles".