Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diario de la primera exhumación con tutela judicial (día 3)

Santiago Macías, vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, narra los trabajos en Zamora en dos fosas comunes de la Guerra

Santa Marta de Tera (Zamora)
Consulta el diario del primer y el segundo día de trabajo

Santiago Macías, vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), relata para el ELPAIS.com el avance de los trabajos de exhumación de dos fosas comunes en Santa Marta de Tera (Zamora), que se abren por orden de la juez de Benavente Tania Chico. Son las primeras que se exhuman en España con tutela judicial.

19.30. El arqueólogo explica los hallazgos a los familiares. Los familiares de las víctimas han rodeado al arqueólogo, René Pacheco, que les está explicando lo que hemos encontrado hoy y las expectativas que hay. Son bastante buenas. Mañana va a ser un día muy importante porque seguiremos abriendo más espacio alrededor de los cráneos que hemos encontrado. En breve llegará el segundo turno de agentes de la Guardia Civil y nos iremos a descansar hasta mañana.

17.30. El anciano con las manos en la tierra. Acaban de llegar más familiares de la otra fosa, la del grupo de los fusilados de Benavente. Y tengo aquí al lado a Tomás Carbajo, hijo de Baltasar, del grupo de Destriana fusilado en agosto de 1936. Tomás ha venido con un mono azul y está trabajando en la fosa, apartando la tierra de lo que pueden ser los restos de su padre. Pero mejor os lo cuenta él:

"Tengo 76 años, pero aún puedo trabajar. Estoy ayudando a sacar los restos del que puede ser mi padre, pero lo haría igual si fuera el de otro. Me he emocionado pero no me ha dado pena, he sentido que estaba haciendo lo que se debe hacer. Yo tenía tres años cuando se llevaron a mi padre y mi hermana nació tres semanas después de que lo mataran. Lo peor fue el primer día, que parecía que no encontraban nada y nos fuimos un poco desilusionados. La juez también estaba nerviosa, pero hoy estamos todos muy contentos porque parece que están aquí, en estos tres cráneos que hemos encontrado. La juez es estupenda. Nunca había visto un juez así, está muy preocupada por nosotros. A ver si se animan más jueces, que vean que no pasa nada, que las fosas se abren, la gente se lleva a los suyos, y no hay de qué tener miedo. A mi padre lo quiero llevar a enterrar con mi madre, en su pueblo, en Destriana. Me voy a ayudar otro poco más".

16.15. Testimonio de un voluntario. Acabamos de volver de comer, y le voy a ceder la palabra en este diario a Marco González, un administrativo que colabora con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica como voluntario desde 2006.

"Vengo de Ponferrada. He estado en unas seis exhumaciones, ayudando en lo que puedo. Tengo 28 años y hago esto porque mi abuelo murió en las mismas circunstancias que los hombres a los que estamos buscando en estas fosas, y como a él no le podemos recuperar porque no sabemos dónde se lo llevaron, intento ayudar a encontrar a otros, para quitarle esa espinita que tenían clavada mi abuela y mi padre. Esta exhumación no se parece a las demás. La presencia de la juez lo cambia todo. Estamos acostumbrados a trabajar solos y alrededor de esta fosa hay un montón de gente que nos da mucho apoyo. A los familiares de las víctimas ya los conocíamos porque hemos hecho otras exhumaciones en esta zona y siempre nos preguntaban: ¿cuándo vais a sacar a los nuestros? Hoy por fin estamos aquí."

13.15. Un anciano escarbando en la tierra. Acabamos de vivir un momento muy emocionante. En realidad, dos. El primero, cuando ha llegado la juez. Todos los familiares de las víctimas la han rodeado para darle las gracias por lo que está haciendo. Y el segundo ahora, porque el hijo de uno de los fusilados, un anciano, ha venido vestido con un mono azul de trabajo, y está ayudando a retirar la tierra alrededor de los restos, de lo que pueden ser los huesos de su padre.

12.30. Visita del forense del juzgado. Acaba de llegar el forense del juzgado de Benavente para ver los cráneos que hemos encontrado. Creo que ya no hay ninguna duda de que estamos ante una de las fosas porque los cráneos están muy juntos y no creo que en este pueblo enterraran a la gente de tres en tres. Ahora sólo hay un arqueólogo trabajando dentro de la fosa porque la zona es muy pequeña y el trabajo muy delicado. Aún no sabemos la dirección que llevan los huesos, dependiendo de eso, los restos podrían perderse bajo un panteón que hay justo al lado, o seguir hacia la zona del campanario. En ese caso, podríamos recuperarlos enteros.

11.30. La emoción de José.- Os presento a José Fernández Valderrey, nieto de Baltasar Valderrey, uno de los siete hombres a los que estamos buscando. Ha dejado su librería en Pamplona en manos de su hija para venir a seguir la exhumación. Está muy emocionado...

"Yo me fui del pueblo antes de cumplir los 18 años, y entonces no se hablaba de esto. Ahora tengo 62. Había investigado la historia de mi abuelo, pero al llegar aquí, algunos vecinos, gente mayor, me ha contado detalles horribles que no sabía (se emociona), y los familiares de las otras víctimas también: una hija que no conoció a su padre, otro que se quedó huérfano de padre con tres años... Mi madre tenía 11 cuando los falangistas fueron a buscar a mi abuelo. Estaba sola en casa y le hicieron llevarles al campo a por él, que estaba segando. Y allí la dejaron. Tuvo que volver sola a casa y cuando mi abuela volvió de hacer compras en Benavente, se la encontró llorando. Ya no lo volvieron a ver. Mi madre, que ya ha fallecido, no podía parar de llorar cada vez que llegaba la fecha del aniversario (se emociona)."

"Y todo lo que me han contado aquí... no sólo los asesinatos, los raptos, las matanzas... También, después, la humillación, las miradas de los chivatos, de los falangistas. Estoy siguiendo la exhumación con un nudo en el estómago. Cada vez que encontramos algo, me da un vuelco el corazón. Y me conformaría con un solo hueso, un solo hueso de mi abuelo para poder llevármelo al panteón familiar y que descanse junto a su mujer y su hija, mi madre. Sólo eso. Imagínese buscar algo desde hace 73 años..."

10.30. Tres cráneos juntos.- "Acabamos de encontrar la mejor pista hasta ahora. Tres cráneos juntos. Están en la segunda zona donde estamos trabajando, al final de la línea de panteones. Todavía es pronto para ver los signos de violencia. Generalmente, es cuando llegamos al laboratorio y los reconstruimos cuando vemos, por ejemplo, los orificios de entrada hechos por arma de fuego. Acaba de llamarnos la juez y se lo hemos contado. Estamos contentos.

09.10. Vuelta al trabajo.- Hay operarios del ayuntamiento echándonos una mano con carretillos. Todo el mundo está volcado en esto. Hoy es el día grande de las fiestas de Benavente y la juez tiene que estar de guardia porque siempre pasa algo. Sueltan un toro... y a veces hay problemas.