Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el 'número uno' de ETA

Junto a Francisco Javier López Peña, alias 'Thierry', jefe militar y político de la banda, han sido detenidos en Burdeos (Francia) Ainhoa Ozaeta, Jon Salaberria e Igor Suberbiola.- Horas más tarde se ha detenido en Andoain (Guipúzcoa) al ex alcalde de EH en esta localidad

En plena ofensiva de ETA, con la explosión de dos coches-bomba en menos de una semana y el asesinato de un agente de la Guardia Civil, las Fuerzas de Seguridad del Estado han asestado esta madrugada un duro golpe a la organización terrorista. En una operación conjunta entre la Guardia Civil y la Gendarmería francesa, han sido detenidos la pasada noche cuatro miembros de ETA, entre los que se encuentra el jefe militar y político de la organización, Francisco Javier López Peña, alias Thierry, en un apartamento del centro de Burdeos (sur de Francia), en el 63 de la calle Cours de la Marne, cerca de la estación de ferrocarriles.

La detención se produjo alrededor de las 23.30 de ayer, mientras los terroristas celebraban una reunión. En el interior de la vivienda se encontraron cuatro pistolas y una pequeña cantidad de explosivo, así como abundante documentación y material informático. Los etarras, que a pesar de estar armados no se resistieron al arresto, pasarán la noche en la comisaría de Burdeos.

Los otros tres detenidos son Ainhoa Ozaeta Mendiondo, Igor Suberbiola y Jon Salaberría, ex parlamentario vasco de la antigua Batasuna. Horas más tardes, agentes del Instituto Armado han arrestado en Andoain (Guipúzcoa) a una quinta persona, el ex alcalde de Euskal Herritarrok (EH) en esta localidad, José Antonio Barandiaran Ezama. Según han informado fuentes de la lucha antiterrorista, Barandiaran habría sido arrestado por haberse reunido con etarras detenidos en Burdeos. Poco después ha sido arrestada una sexta persona de nacionalidad framcesa, según ha informado el ministro de Interior desde Senegal, Alfredo Pérez Rubalcaba, en relación con el arrendamiento del piso de Burdeos.

La operación de captura de los cuatro terroristas, dependiente de la Subdirección Antiterrorista y de la policía judicial de Burdeos, fue posible gracias a una información de los servicios de información (RG) de la policía francesa. La Fiscalía antiterrorista de París se ha hecho cargo del caso.

El número uno de ETA

López Peña, nacido en la localidad vizcaína de Galdakao el 30 de mayo de 1958, ingresó en ETA en 1980 y tres años después fue detenido en las proximidades de la localidad vascofrancesa de Bayona junto a otros ocho presuntos miembros de ETA político-miltar, entre ellos Arnaldo Otegi, que con el tiempo se convertiría en portavoz de la ilegalizada Batasuna. Thierry llevaba huído desde 1983.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dieron por segura la posición de Thierry en lo alto del organigrama de la organización terrorista cuando este sustituyó a Josu Ternera, hasta entonces interlocutor habitual, en las negociaciones durante la tregua. Por ello, el Ministerio del Interior sitúa a Thierry como responsable último del atentado de la T4 de Barajas, en diciembre de 2006, con el que finalizó la tregua.

Su posición en la cúpula etarra le convierte en la persona que ordena y da el visto bueno a los atentados. Por ello, sin su plácet, ETA no habría vuelto a matar y menos en acciones tan directas, de tiro en la nuca, como la del asesinato del ex concejal del PSE en Mondragón Isaías Carrasco.

Thierry aparece mencionado en el auto de prisión de Iker Aguirre, primer detenido tras el atentado de la T4, fechado el 25 de enero de 2007. En este documento se menciona a López Peña como el instructor de Iker Aguirre "en el manejo de armas, confección de artefactos explosivos y en materia de medidas de seguridad". Tras la detención de Aguirre el juez Garzón ordenó una orden de busca y captura para Thierry.

El número uno de la banda también tenía causas pendientes en Francia, donde el 8 de julio de 2005 había sido juzgado en rebeldía y condenado a 7 años de cárcel. La policía seguía la pista de Thierry desde hace meses, pero las pesquisas se aceleraron tras el atentado con una furgoneta-bomba que costó la vida al guardia civil Juan Manuel Piñuel en la casa cuartel de Legutiano (Álava) en la madrugada del pasado miércoles.

Los otros tres detenidos

Ainhoa Ozaeta, de 34 años, fue la supuesta etarra encargada de leer el comunicado en el que la banda terrorista ETA anunció el principio de la tregua. Ozaeta fue concejal de Batasuna en Andoain (Guipúzcoa) y es la compañera sentimental de Ekaitz Urrutikoetxea, hijo de otro destacado dirigente de ETA: José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera.

Jon Salaberria, de 39 años, es un ex parlamentario vasco de la izquierda abertzale en busca y captura desde que el 26 de mayo de 2005 no compareciera en la Audiencia Nacional, donde el juez Fernando Grande-Marlaska le había citado como imputado por un delito de integración en ETA en relación con la supuesta financiación de la banda terrorista a través de las herriko tabernas.

Igor Suberbiola, de 29 años, fue militante de Jarrai y Haika antes de formar parte del aparato político de los terroristas. Nacido en San Sebastián, Suberbiola fue uno de los seis presuntos miembros de ETA a los que la Policía identificó en agosto de 2004 como sospechosos de preparar una campaña de atentados contra objetivos turísticos ese verano. Además, había sido procesado con anterioridad por el juez de la Audiencia Nacional en el sumario en el que investigó a las organizaciones juveniles ilegales de Jarrai-Haika-Segi por un delito de integración en organización terrorista, por el que la Fiscalía pedía para él 14 años de prisión.