Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de un centenar de militares se concentran por primera vez desde la llegada de la democracia

Miembros de la AUME, la asociación mayoritaria de soldados, critican en Madrid el encarcelamiento de su presidente por haber participado en la manifestación de guardias civiles de enero en la capital

Más de un centenar de personas, entre las que había militares vestidos de paisano, han reclamado hoy en Madrid derechos y libertades para los miembros de las Fuerzas Armadas. Se trata de la primera concentración de toda la historia democrática de España organizada por un colectivo militar, la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), que ha protestado ante el Ministerio de Defensa por el arresto de su presidente, el brigada del Ejército Jorge Bravo, recluido desde el pasado 17 de octubre en el Centro Disciplinario de Colmenar Viejo por haber participado en la manifestación de guardias civiles del 20 de enero en la Plaza Mayor de Madrid.

Bajo el lema Jorge Bravo: Gracias, la asociación (que aglutina a unos 2.000 militares en activo y en la reserva) ha mostrado públicamente con este acto su agradecimiento al suboficial, que ya cumplió un arresto de un mes y un día en febrero por unas declaraciones que realizó en rueda de prensa en marzo de 2006 sobre el accidente del helicóptero Cougar. La concentración se ha desarrollado en la calle General Yagüe, frente al principal acceso lateral al Ministerio de Defensa y han asistido representantes sindicales y de organizaciones de defensa de los Derechos Humanos.

El Ministerio de Defensa ha señalado que mientras en España hay 125.000 militares profesionales, en la concentración celebrada hoy en Madrid han participado alrededor de un centenar de personas, "de las que no se sabe cuántos son militares".

Entre otras organizaciones, AUME ha congregado junto a sus asociados a representantes de los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, la Asociación Unificada de la Guardia Civil, el Sindicato Unificado de Policía y el Foro Europeo de Asociaciones Militares, que representa a unos 500.000 militares de 34 organizaciones de 22 países. La propia asociación es consciente de la dificultad de conseguir un seguimiento tan masivo como el cosechado por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) pero otorga "un alto valor simbólico" al mero hecho de movilizar a sus asociados militares por primera vez ante el Ministerio de Defensa y ha centrado todos sus esfuerzos en esta convocatoria y obtener el respaldo de colectivos que defienden los derechos sociales.

"Un día histórico"

El primero en dirigirse al centenar de personas congregadas ante el Ministerio ha sido el número dos de AUME, Mariano Casado, quien ha destacado la figura de Bravo "como un ejemplo de ciudadanía" y ha asegurado que la movilización de este sábado marca "un día histórico" y demuestra que los militares puede ejercer "su derecho de reunión de manera pacífica y responsable".

Tras destacar que Bravo ha convertido "el compañerismo, la lealtad y la libertad" los ejes de su actuación, el secretario general de AUME ha reclamado al Gobierno que "cumpla la Ley" y promueva ya "una ley de derechos y deberes de los ciudadanos de uniforme", en referencia al proyecto de Ley de Derechos y Deberes de las Fuerzas Armadas que el Gobierno debería haber enviado hace meses al Parlamento en cumplimiento de una disposición adicional de la Ley de Defensa Nacional.

Por otra parte, la organización europea de asociaciones militares EUROMIL ha pedido hoy al Gobierno "y a los líderes militares" que cesen "inmediatamente todas las medidas disciplinarias y judiciales" contra representantes y miembros de las asociaciones militares.

Además, el presidente del colectivo Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, exigió hoy a los mandos militares una "modernización" de tal manera que se permita el asociacionismo entre los miembros de las Fuerzas Armadas.

Liberación de Bravo

La asociación profesional militar se reencontrará con su presidente sólo unas horas más tarde, ya que el Ejército de Tierra le dejará en libertad el domingo a partir de las 21.00 horas, tras haber concluido el mes y diez días de arresto en el Centro Disciplinario Militar de Colmenar Viejo (Madrid). El único partido que se apoya la concentración ante el Ministerio de Defensa es Izquierda Unida, si bien otras formaciones como BNG y ERC defienden el derecho de los militares a manifestarse y expresar su opinión como el resto de ciudadanos.