Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush recupera su reloj perdido

El reloj del presidente desapareció de su muñeca mientras saludaba a la multitud

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, vivió el domingo pasado un extraño suceso, captado por las cámaras de televisión. En las imágenes de su visita a Fushe Kruje, la última parada de su viaje a Albania, se percibía cómo el presidente comenzaba a estrechar manos y repartir besos entre la multitud, con el reloj puesto, y terminaba de hacerlo, sin él. ¿Habían robado al mismísimo presidente de Estados Unidos su valioso complemento? Parece ser que no. Las autoridades albanesas han informado hoy de que un guardaespaldas lo encontró y se lo devolvió a su mujer.

"Bush no perdió su reloj. Uno de sus guardaespaldas lo encontró y se lo entregó a su mujer", ha declarado Klodian Branko, portavoz de la Dirección general de la policía albanesa. "Bush se fue de Albania con su reloj puesto", ha recalcado el funcionario albanés.

El representante de la policía ha explicado que existe una prueba de ello: las imágenes televisadas de la partida de Bush, en las que el presidente estadounidense aparece saludando con la mano izquierda y el reloj puesto, antes de entrar en su avión Air Force One.

Independientemente del asunto del cronógrafo, la visita del presidente estadounidense a Albania causó un gran revuelo entre la población. Los lugareños le recibieron calurosamente al grito de "Bushy, Bushy". El dueño del bar Cela, por ejemplo, no deja que nadie toque las sillas donde el domingo pasado se sentaron el presidente Bush y su esposa Laura. Quiere esculpir sus nombres en los asientos, que luego expondrá en un rincón del establecimiento de Fushe Kruje como si fueran reliquias de un museo.