Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Juana comienza a alimentarse con caldo y recibe la visita de amigos y familiares

El colectivo de presos etarras dice que el Gobierno ya ha pagado el “precio político” de “poner en libertad” al preso

El portavoz de la ilegalizada Askatasuna, Juan Mari Olano, ha señalado esta mañana que el preso Iñaki de Juana Chaos hará “vida normal” cuando se reponga lo suficiente como para salir del hospital y continuar su recuperación en su vivienda, aunque deberá cumplir los controles pertinentes durante el año largo de condena que le queda por cumplir. Según su novia, ya se alimenta con caldo y recibe la visita de dirigentes políticos, amigos y familiares.

Olano ha ofrecido una rueda de prensa en San Sebastián junta a la compañera sentimental de De Juana, Irati Arantzabal, para exigir al Gobierno que no genere problemas con los controles al preso, toda vez que ya ha pagado “el precio político” de haberlo “puesto en libertad”. Askatasuna (colectivo de apoyo a los presos de la organización terrorista ETA) no tiene “ninguna intención de crearle dificultades al Gobierno de Zapatero”, dando “excusas a la extrema derecha”, sino que tratará de “ayudar” para que Ejecutivo excarcele a otros presos enfermos.

De Juana Chaos, condenado a tres años de cárcel por un delito de amenazas y otro de enaltecimiento del terrorismo, quedó ayer en prisión atenuada por decisión del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Para “atender al estado de salud del interno y procurar el tratamiento y la recuperación del mismo, así como la prevención en la aparición de secuelas”, De Juana fue trasladado ayer del centro 12 de Octubre de Madrid al Hospital Donostia de San Sebastián. Poco después el preso abandonaba una huelga de hambre que había durado 114 días.

El régimen aprobado por la Junta de Tratamiento de la cárcel de Aranjuez (aceptado por el Gobierno, cuya decisión fue a su vez avalada por la Fiscalía y por el juez central de Vigilancia Penitenciaria, José Luis de Castro) es el que sigue: durante su estancia en el hospital será controlado a diario por los servicios médicos de la cárcel de Aranjuez (de donde procede); cuando reciba el alta, permanecerá en su domicilio con seguimiento telemático continuado (a través de una pulsera, de un control de voz o telefónico), y sus salidas deberán ser previamente autorizadas por los responsables carcelarios.

Según ha contado hoy su novia, De Juana ha empezado a alimentarise con caldo, y puede recibir la visita de familiares y amigos bajo la vigilancia de la policía autonómica vasca. Arantzabal fue a ver ayer al preso, pero no fue la única: también acudieron el dirigente de Batasuna Arnaldo Otegi; el secretario general del sindicato abertzale LAB, Rafa Díez; y el propio Olano (que ha vuelto esta mañana).

Según ha contado la mujer, tras su ingreso en el hospital, ayer a las cuatro de la tarde, recibió la visita de un médico, se le hicieron los análisis pertinentes y se decidió que se alimentara con caldo. “Tendrá que ir poco a poco”, y “sin duda seguirá un programa largo en el hospital para recuperarse”, ha explicado. Respecto a su estado de ánimo, ha dicho que está “muy nervioso”, además de “contento y agradecido” a las personas que le recibieron en el hospital. Unas 200 personas le vitorearon al grito de “Iñaki, askatu” (libertad) y provocaron altercados en los exteriores del centro cuando llegó la ambulancia que le traía desde Madrid.

La hermana de De Juana, enfermera en el Donostia

Altamira de Juana Chaos, hermana del etarra José Ignacio de Juana Chaos, trabaja en el Hospital Donostia, en el que está ingresado el preso, como supervisora de enfermeras, han informado fuentes de este centro sanitario. Altamira de Juana es una de las más de 60 supervisoras de enfermeras de este complejo hospitalario, en el que su hermano ingresó ayer para recuperarse tras 114 días de huelga de hambre, que ha abandonado tras acceder a un régimen de prisión atenuada. Las mismas fuentes han explicado que Altamira, quien "no tiene nada que ver" con la ideología de la izquierda abertzale, ejerce su labor de enfermería en el turno de noche.

Más información