Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ertzaintza carga contra una manifestación de homenaje a los dos presos muertos

Grupos de encapuchados provocan incidentes en Portugalete y Santurce

La Ertzaintza ha cargado esta tarde con abundante material antidisturbios contra los asistentes a una manifestación ilegal en Portugalete (Vizcaya) convocada en homenaje a los presos relacionados con ETA Igor Angulo y Roberto Sáiz, fallecidos esta semana en las cárceles de Cuenca y Aranjuez. De momento, no se ha informado de heridos. El Gobierno vasco prohibió ayer todo acto de homenaje a estos presos, muerto uno ahorcado y otro por un ataque al corazón.

La manifestación, integrada por varios miles de personas, procedía de la cercana localidad de Santurce, donde se había intentado celebrar sin éxito un acto en recuerdo de Angulo, nacido en dicho municipio. Los dirigentes de la ilegalizada Batasuna Arnaldo Otegi, Juan María Olano, Joseba Permach y Pernando Barrena, presentes en Santurce, han intentado negociar con los mandos policiales que estaban en la zona para que el acto se pudiera celebrar. Al no conseguirlo, los congregados han decidido dirigirse a Portugalete en manifestación para esperar la llegada del cadáver de Roberto Sáiz, prevista también para esta tarde.

La marcha ha llegado sobre las seis de la tarde al municipio de Portugalete, donde les esperaban seis furgonetas de antidisturbios de la Policía Autónoma. Los agentes les han conminado a que se disolvieran y al negarse, han cargado contra los manifestantes. Durante media hora, se han repedido los altercados y las cargas hasta que, pasadas las seis y media, los manifestantes se han situado frente a la entrada del cementerio de Portugalete, donde, rodeados de fuerzas policiales, han esperado la llegada del cadáver de Sáiz.

La llegada del coche fúnebre

El coche fúnebre con los restos mortales de Sáinz, acusado de colaboración con ETA han llegado llegaron a las ocho menos cuarto de la tarde al cementerio. El féretro ha sido introducido en el camposanto en el vehículo, al que Otegi han acompañado hasta la puerta.

Ante la puerta del cementerio, Joseba Permach ha declarado a los medios de comunicación que lo sucedido esta tarde es "muy grave" y ha indicado que "ante un planteamiento pacífico de dar el último adiós a dos personas, el PNV y el Gobierno de Ibarretxe y Balza responden con un montón de policía armada". Tras asegurar que "más de una persona ha resultado herida", ja dicho que "ha sido una auténtica barbaridad, que no ha llegado a más porque los asistentes no han respondido a la provocación, pero esto tiene unos responsables políticos e institucionales, que son Balza e Ibarretxe, y un PNV que sigue demostrando al PSOE que tiene un colaborador nato para seguir aplicando la represión".

Al margen de esta protesta, según ha informado el Departamento vasco de Interior, grupos de encapuchados han colocado barricadas en calles de los dos municipios, cruzando automóviles y contenedores. Además, han atacado una sucursal de La Caixa situada en la calle General Castaños, de Santurce, donde han provocado diversos daños. Los incidentes se han prolongado hasta las seis y media de la tarde en que la situación ha comenzado a normalizarse.