Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La nueva hazaña de Steve Fossett

El aventurero de EE UU logra el récord de distancia al dar la vuelta al mundo y recorrer recorrer unos 41.842 kilómetros solo, sin escalas y sin repostar

El aventurero estadounidense Steve Fossett, a bordo de su avión experimental ultraligero GlobalFlyer, de Virgin Atlantic, ha logrado realizar el vuelo más largo de la historia de la aviación al dar la vuelta al mundo, en solitario y sin escalas, en 76 horas y 45 minutos. La histórica marca la ha logrado cuando el aparato sobrevolaba Shannon, en Irlanda. "Soy tipo muy feliz" ha dicho Fossett tras completar su hazaña.

"Éste es realmente un gran éxito. Muchas cosas pasaron en el viaje y creo que fue un vuelo difícil", ha comentado Fossett. Visiblemente cansado pero feliz, Fossett ha añadido que quería una "buena noche de sueño". Al final el aparato ha aterrizado a las 18.30 hora peninsular española en el aeropuerto de Bournemouth, al sur de Inglaterra, tras conseguir un nuevo hito para la historia de la aviación. Fossett ha tomado tierra sin visibilidad, pero con la ayuda de su equipo de control en tierra, dado el hielo acumulado en la cabina. El aterrizaje estaba previsto en un principio en el aeropuerto de Kent, al sureste de Inglaterra, pero se ha optado por Bournemouth al detectarse un problema eléctrico, según ha informado Virgin Atlantic.

Fosset, de 61 años, ha marcado el récord de distancia al dar la vuelta al mundo en solitario, sin escalas, sin repostar combustible y recorrer 42.458 kilómetros. La marca histórica la ha conseguido mientras el GlobalFlyer sobrevolaba Shannon, en Irlanda. Fossett supera el récord que hasta ahora lo tenía la nave ligera Voyager, pilotada por Dick Rutan y Jeana Yeager y obtenido en 1986 con 40.212 kilómetros.

Algunos problemas durante el viaje

El aventurero ha llegado a Inglaterra tras atravesar el océano Atlántico e Irlanda, último tramo de su viaje. Fossett había partido del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida, EE UU), el pasado miércoles para completar una travesía sin escalas alrededor del mundo con un avión monomotor y un ala flexible de casi 35 metros.

En su intento por conseguir una nueva marca, Fossett ha dado una vez la vuelta al mundo y ha cruzado dos veces el Atlántico. El estadounidense ha hecho realidad su sueño a pesar de tener algunos problemas durante su viaje, como dificultades en el sistema de refrigeración, turbulencias sobre India y una filtración de combustible en el momento del despegue.

Con este viaje, el aventurero se sometía a varios desafíos, como la falta de sueño y altas temperaturas en la cabina. Este hombre ha marcado varios récords en distintos deportes, incluido el viaje en globo y vela. El año pasado, Fossett se convirtió en la primera persona en viajar en solitario, sin parar alrededor del mundo y sin repostar combustible, una travesía que completó en 67 horas y un minuto. Pero nada como lo de hoy. "Este ha sido un récord muy importante para mí", ha confesado Fossett, pues nadie antes había volado durante tanto tiempo sin escalas.