Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MATANZA EN MADRID | Homenajes

La Reina preside en la Almudena el funeral por las víctimas del 11-M

45.000 personas dicen 'no' al terrorismo en Alcalá de Henares.- La ministra de Exteriores asiste en Rabat a un homenaje a los fallecidos

La Reina Sofía, junto a miles de personas, asiste en estos momentos al funeral que la Comunidad de Madrid ha organizado en la Catedral de la Almudena por los fallecidos en los atentados del pasado jueves en Madrid. El arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha oficiado la ceremonia, a la que han asistido también el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz Gallardón, la presidenta de la comunidad, Esperanza Aguirre, el ministro de Economía en funciones, Rodrigo Rato o el delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Javier Ansuátegui.

La Reina, totalmente de luto, ha acompañado a las casi 3.000 personas que han abarrotado el templo desde casi una hora antes del funeral. Mientras, en las inmediaciones, varios cientos de personas han seguido la ceremonia desde el exterior. La misa madrileña se produce unos días antes del funeral de Estado por los 201 muertos de los atentados, que tendrá lugar el próximo 24 de marzo, según ha informado esta mañana el Gobierno en funciones, previsiblemente también en la Almudena y presidido por los Reyes de España.

En el oficio de hoy, el cardenal arzobispo de Madrid ha lanzado un mensaje de "Esperanza y de Vida" a las víctimas y sus familiares, pese a la "terrible prueba" que ha matado a 201 personas, y "puede lanzarnos al dolor más intenso e inexplicable", pero que "nunca podrá arrebatarnos la certeza de que la muerte de Cristo nos ha abierto las puertas de una esperanza que se alimenta, incluso contra toda esperanza, de la vida". También ha tenido palabras para los voluntarios que colaboraron en el rescate de las víctimas, que dieron "una pronta y heroica respuesta de fe y caridad" como "admirable contrapunto a la conducta asesina de quienes parecen vivir para matar a sus semejantes".

Paralelamente, miles de personas (45.000, según la policía local) han recorrido en un silencio sobrecogedor las calles de Alcalá de Henares en recuerdo de las víctimas del atentado, dado que muchas de ellas residían en los municipios del Corredor del Henares. Bajo el lema "Con las víctimas, con la Constitución, por la derrota del terrorismo", el mismo que el de la manifestación del viernes pasado en la capital, la marcha alcalaína, convocada por los tres grupos políticos de la Corporación municipal (PP, PSOE e IU), ha terminado la plaza de Cervantes, donde la periodista de Telemadrid Inmaculada Loeches, ha leído un manifiesto en el que ha expresado, "en nombre de todas las fuerzas democráticas, políticas, sociales, sindicales y vecinales, en nombre de todo Alcalá, nuestra más firme y enérgica condena ante este atentado". También ha subrayado el "dolor" por las víctimas y la "solidaridad" con los familiares y el agradecimiento al "descomunal ejemplo" dado por la ciudadanía. El manifiesto apostaba por "la unidad democrática de todos los grupos como el mejor de los caminos para afrontar una situación desgraciada y preocupante, para acabar con el absurdo y la sinrazón".

La manifestación ha terminado con un respetuoso minuto de silencio en homenaje a las víctimas, que ha sido cerrado con un fuerte aplauso. Tras el minuto de silencio, un niño ha subido hasta el escenario y ha soltado seis palomas blancas mientras sonaba el Adagio de Albinoni.

Duelo en Marruecos

Marruecos ha querido sumarse también al dolor de España por los fallecidos el 11-M y hoy les ha rendido homenaje con una ceremonia a la que han asistido los miembros del Gobierno marroquí y la ministra española de Asuntos Exteriores en funciones, Ana Palacio. El acto ha consistido en una ceremonia litúrgica celebrada en la catedral católica de Rabat, la de San Pedro, abarrotada de gente. La ministra, flanqueada por los miembros del Gobierno marroquí, vestidos con el traje tradicional marroquí, chilaba blanca, fez rojo y babuchas amarillas, ha pronunciado unas palabras durante la ceremonia, para agradecer el "apoyo y la solidaridad" de Marruecos "en este momento difícil", que es "sin ninguna duda, una prueba de que todos estábamos en Nueva York, Washington y Casablanca, y también en el tren de Madrid".

Otras manifestaciones de solidaridad con las víctimas del los atentados del 11-M se han celebrado ante los consulados españoles en Tánger y Casablanca, a las que han sistido centenares de personas.