Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE SOBRE LA GUERRA DE IRAK

Aznar asegura al PP europeo que "no hay alternativa creíble" al vínculo con EE UU

El presidente presenta a su sucesor, Mariano Rajoy, como "un colega generoso y leal"

Un día después de su comparecencia ante el Congreso de EE UU, el presidente, José María Aznar, ha reiterado, esta vez en Bruselas durante su despedida ante el Partido Popular Europeo (PPE), su propuesta de una "agenda atlántica positiva y abierta", para luchar contra el terrorismo, contra las armas de destrucción masiva, para lograr la reconstrucción de Irak, la paz en Oriente Próximo y el fortalecimiento institucional en América Latina. Tal y como aseguró ayer en Washington, para Aznar "no hay alternativa creíble" al vínculo transatlántico para mantener la paz y la estabilidad en el mundo.

"Creo sinceramente que una cooperación estratégica entre la UE y EE UU es la mejor garantía para asegurar la paz y la estabilidad y para favorecer el desarrollo y la expansión de la democracia en el mundo", ha subrayado esta mañana durante su discurso ante el XVI Congreso del PPE. "No hay alternativa creíble a esa relación y los hechos, y nuestra unidad, reafirman la paz y la estabilidad internacional", ha indicado. "En cambio, nuestras divergencias hacen a la paz y a la estabilidad internacionales más vulnerables y a los europeos también les hacen más vulnerables porque hacen aflorar entre nosotros líneas divisorias en nuestra propia Unión que no deberían existir".

Aznar ha destacado que una Europa fuerte y con gran presencia en el mundo es "perfectamente compatible" con un fuerte vínculo atlántico, "que fue vital en el origen y nacimiento de la UE, es vital como elemento central en el presente de la UE y debe seguir siendo vital en el desarrollo y el futuro de la UE". Por otra parte, Aznar ha hecho hincapié en que la creación de una zona económica y financiera UE-EE UU en 2015, sería un "pilar central de una economía global prospera y estable", ya que "abriendo y profundizando el mercado atlántico contribuimos al bienestar, al desarrollo y la prosperidad de los países menos avanzados".

Elogios a Rajoy en su despedida

Aznar ha definido dicho vínculo como "una unión de valores comunes como la libertad, la democracia, el estado de derecho, los derechos individuales". El presidente ha manifestado que una "agenda atlántica positiva y abierta" ayudaría a preservar las relaciones entre ambos gigantes y, para ello, hay un amplísimo campo de trabajo: la lucha contra el terrorismo, que constituye "la mayor amenaza para la paz y la seguridad mundiales", la lucha contra la "proliferación del armamento de destrucción masiva", la reconstrucción institucional y material de Irak, la promoción de la paz en Oriente Próximo o la extensión de la democracia en Iberoamérica.

Aznar ha aprovechado su última intervención como líder del PP para anunciar a su familia política la llegada de su sucesor, Mariano Rajoy, al que ha calificado de "colega generoso y leal". "Llega el momento de la despedida. Desde mi elección como presidente del PP en 1989, juntos hemos trabajado y debatido sobre la grandes cuestiones, hemos buscado consenso, superado nuestras diferencias, hemos pensado en cómo podemos contribuir a un mundo mejor y hemos defendido nuestros valores del humanismo, de la libertad, la democracia, la tolerancia", ha señalado a sus colegas, de los que se ha despedido diciendo: "Yo guardaré de las reuniones del PPE el mejor de los recuerdos y los mejores amigos. Por este partido, que es el mío seguiré trabajando con la misma ilusión que el primer día".

Nada más acabar su intenvención de hoy, y con el fin de asistir al funeral de la última víctima española en Irak, el comandante Gonzalo Pérez García, Aznar ha emprendido viaje de regreso a Madrid desde Bruselas. Aznar, que llegó a la sede del Parlamento Europeo a las 10.00 horas procedente de Washington, donde también hizo una encendida defensa del vínculo transatlántico, ha pedido al presidente del PPE, Wilfred Martens, ser el primero en intervenir para llegar a tiempo al funeral, a la vez que suspendía la agenda en Bruselas, que incluía reuniones con primeros ministros y un encuentro con miembros de Nuevas Generaciones del PP español.

Un discurso "indecente"

El PSOE, a través de su portavoz parlamentario, Jesús Caldera, ha recordado a Aznar que es en el Parlamento español donde debe explicar los motivos por los que respaldó una guerra apoyándose en informaciones "falsas". Por su parte, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, ha considerado "lamentable ver cómo Aznar se jactaba de su apoyo a una guerra de mentiras".

Así, en una comparecencia posterior al discurso de Aznar en Washington, Caldera exigió ayer la intervención urgente del presidente ante el Parlamento para explicar "las mentiras" que le llevaron a apoyar la guerra en Irak y subrayó que espera que esta comparecencia se celebre porque "hay precedentes y la gravedad así lo aconseja". Por su parte, el portavoz de IU, Felipe Alcaraz, considera "indecente" que Aznar haya acudido a EE UU a hablar de Irak mientras en España se niega a informar a la oposición. Alcaraz ha reprochado al jefe del Ejecutivo esta actitud justo en el momento en que las autoridades de EE UU y británicas han abierto comisiones de investigación.

Más información