Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia aplaza el juicio del caso Wanninkhof para aclarar su relación con la muerte de Carabantes

El fiscal y el abogado de la acusación particular lo habían solicitado

El magistrado de la Audiencia Provincial de Málaga, José María Muñoz Caparros, ha decidido hoy suspender el juicio que se sigue por el asesinato de Rocío Wannikhof para recabar información suplementaria, según ha informado Radio Nacional de España. El caso dio un giro de 180 grados cuando una prueba de ADN relacionó la muerte de la joven con la de Sonia Carabantes, asesinada en Coín el pasado 14 de agosto.

El fiscal y el abogado que ejerce la acusación particular, Marcos García Montes, habían solicitado el aplazamiento pero el abogado defensor de Dolores Vázquez, principal sospechosa hasta el descubrimiento de las nuevas pruebas, no estaba de acuerdo.

El aplazamiento envia el caso de nuevo a un juzgado de instrucción de Fuengirola, en donde se instruyó la causa en 1999 y 2000. Según informó el fiscal jefe de la Audiencia de Málaga, Manuel Villén, la acusación pública pretende que continúen "durante tres o cuatro meses" las investigaciones para determinar a quién pertenece el ADN que vincula este crimen con el de Sonia Carabantes.

Rocío Wanninkhof, de 19 años, desapareció el 9 de octubre de 1999 cuando se dirigía a pie desde el núcleo de La Cala de Mijas a su casa para ducharse y reunirse con su novio en la feria, y su cadáver fue encontrado el 2 de noviembre de ese año en un paraje del club de tenis Altos del Rodeo, en Marbella.

Por su parte, el cadáver de Sonia Carabantes, de 17 años, apareció el pasado 19 de agosto en la localidad de Monda, cinco días después de su desaparición, cuando volvía de madrugada a su casa de Coín tras haber estado en la feria del municipio.