Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ola de calor se cobra ya 40 muertos

Nueve personas que permanecían ingresadas en diversos hospitales por golpes de calor han fallecido hoy

Las altas temperaturas registradas durante la ola de calor que azota España han causado hoy la muerte a 9 personas con lo que se eleva a 40 el número de fallecidos hasta el momento, de forma directa por golpes de calor o por el agravamiento de enfermedades crónicas.

En Andalucía hoy han muerto seis personas que permanecían ingresadas en hospitales públicos, por lo que la cifra de fallecidos en esta Comunidad se ha elevado a 27, según ha informado el Servicio Andaluz de Salud. El Servicio Extremeño ha confirmado el fallecimiento hoy de dos personas que ingresaron con síntomas de golpe de calor en centros hospitalarios de la región durante los últimos días. También en Murcia uno de los pacientes que se encontraba ingresado, en este caso desde el pasado mes de julio a causa de un golpe de calor ha muerto hoy, según fuentes hospitalarias.

Primera víctima en Cataluña

En Barcelona, el barrendero de 43 años de El Masnou que murió el sábado pasado tras desplomarse cuando trabajaba en la calle podría ser la primera víctima mortal de la ola de calor en Cataluña, aunque todavía no se ha conocido el resultado de la autopsia. Precisamente Barcelona ha vivido hoy uno de los días más calurosos de su historia al alcanzar los 39,2 grados centígrados de temperatura, un valor que se aproxima al récord histórico que se logró en 1982, cuando los termómetros de la ciudad llegaron a los 39,8 grados.

El jefe del Area de Predicción del INM, explicó que el anunciado descenso de las temperaturas se producirá entre mañana y el sábado y afectará a casi todas las comunidades. La bajada térmica empezará mañana por Galicia, y a lo largo del viernes y el sábado se irá extendiendo, hasta alcanzar su máximo el domingo. El científico Juan Carlos Rodríguez, del Centro de Ciencias Medioambientales, cree que la ola de calor es un "aperitivo" de lo que "nos espera" en el futuro, pues las previsiones sobre el cambio climático apuntan a un aumento de la frecuencia de estos fenómenos y de los incendios forestales.