Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS EFECTOS DE LAS ALTAS TEMPERATURAS

La prolongada canícula provoca la muerte de 31 personas

Los golpes de calor son la causa de 14 de esas defunciones

La larga e intensa ola de calor que ya toca a su fin ha provocado, directa o indirectamente, la muerte de 31 personas en toda España, 23 de ellas en Andalucía. Del total, 14 defunciones se debieron a golpes de calor y el resto al agravamiento de las dolencias que padecían los afectados debido a las altas temperaturas, según los datos ofrecidos por los servicios autonómicos de salud y por diversos hospitales.

El hecho de que el golpe de calor -un cuadro clínico bien conocido y muy grave- no sea una enfermedad de declaración obligatoria, hace que los datos sobre su prevalencia sean muy difíciles de contrastar. Así, la Dirección General de Protección Civil informa de que hasta el pasado viernes había contabilizado 18 muertos en toda España debido al calor, y sólo uno (en 1999) desde 1990. Y no diferenciaba entre muertos por golpes de calor o por agravamiento de dolencias anteriores. Algo que desmienten las propias hemerotecas, que reflejan 33 muertos en 1995 por el calor.

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) sí lleva un registro de muertes por calor y todos los veranos anota dos decenas de casos, una cifra similar a la de este año. Pero tampoco se ajustan a criterios estrictos para determinar si se achaca al calor la defunción de una persona anciana y con multitud de patologías.

La última defunción atribuida a esta larga canícula se produjo en Zaragoza, donde otra persona permanece en coma por golpe de calor, informa Concha Monserrat. Un hombre de 62 años murió el pasado lunes en su domicilio en la capital aragonesa, donde fue atendido por los servicios de emergencia del 061. Ante la posibilidad de que su muerte se debiese a un shock térmico se la practicó la autopsia que confirmó que su fallecimiento se debió a un golpe de calor.

Ayer otra persona fue ingresada con síntomas de padecer un shock térmico: un varón de 48 años que fue trasladado por la policía municipal de Zaragoza a un centro hospitalario y que permanece en coma. Sin embargo, el Gobierno aragonés, asegura que no se han registrado más visitas a urgencias ni más ingresos hospitalarios durante la ola de calor, al contrario de lo que sucede en Cataluña, donde se incrementó en un 9% la cifra de pacientes atendidos en urgencias en la red hospitalaria dependiente de la Generalitat, informa Ester Riu.

Ese dato se obtiene de la comparación de la semana del 4 al 10 de agosto con el mismo periodo del año pasado, según el departamento catalán de Sanidad. Fuentes de esa consejería aseguraron ayer que, a pesar del aumento de visitas, la situación todavía no es alarmante. Los centros de asistencia primaria (CAP) también han notado un aumento notable de pacientes durante este mes de agosto y los niveles de afluencia ya son los mismos que en abril y mayo. Sanidad está a la espera del resultado de la autopsia de un hombre de 43 años que el jueves de la semana pasada ingresó en el Hospital Can Ruti de Badalona con síntomas de golpe de calor y que murió dos días después, para confirmar si el fallecimiento se produjo por esa causa.

También en Ourense, una ciudad con una de las poblaciones más envejecida de todo el territorio español, se han incrementado sustancialmente tanto las visitas a urgencias como las posteriores hospitalizaciones. Si la media de atendidos en urgencias se sitúa en unos 300 al día, el lunes acudieron 380. Y cuando lo habitual es que precisen hospitalización unos 40, anteayer fueron 70, según informa el portavoz del complejo hospitalario ourensano, Carlos Bermello. Éste refiere la muerte de dos ancianos que rondaban los 90 años y estaban encamados, pero a renglón seguido insiste en la falta de criterios claros para atribuir una defunción a la alta temperatura.

En cambio ni en los hospitales vascos ni en los madrileños se ha sentido una especial incidencia de la ola de calor. Según los datos recabados por Osakidetza, el servicio vasco de salud, la afluencia de pacientes en la red pública se mantenía dentro de la normalidad, informa Eva Larrauri. En Madrid sólo el hospital de La Paz se ha registrado un incremento del 12% en las visitas a urgencias, informa Elena Jiménez.El Servicio de Urgencias Médicas de la Comunidad de Madrid (Summa) ha atendido este mes 172 llamadas de ciudadanos que se quejaban de problemas derivados del calor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de agosto de 2003