Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRAS EL 20-J

Piqué admite que la huelga tuvo un seguimiento "importante"

Cientos de miles de personas salieron ayer a la calle contra el 'decretazo' en toda España

El día después del 20-J continúa la guerra de cifras respecto al alcance de la huelga. Así, Piqué ha afirmado esta mañana que tuvo un seguimiento "importante", aunque "no se puede hablar de huelga general". Por su parte, Rato ha señalado que la posición del Ejecutivo es la misma que antes del paro y, en esta línea, Rajoy ha indicado que las "huelgas de contenido político no tienen sentido hoy" y son de "muy poca utilidad en la práctica". El más tajante ha sido Álvarez-Cascos, para el que "fue un fracaso, porque todo el mundo trabajó".

Además, el ministro de Exteriores, que ha criticado al PSOE por haber dado su apoyo a algo "tan grave", ha señalado que "cualquier observador ecuánime tiene que aceptar que la pretendida huelga general no lo fue". Sin embargo, Piqué ha tenido la mano a los sindicatos al afirmar que "es fundamental que este episodio sirva para continuar con el diálogo y no para tener actitudes intransigentes".

Por su parte, el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Mariano Rajoy, ha arremetido contra el PSOE: "Un partido político que es alternativa de Gobierno y que ya ha sido Gobierno no puede apuntarse ni celebrar ni apoyar estas cosas".

En cuanto al seguimiento, Rajoy ha subrayado que "fue más o menos importante en el sector industrial pero no fue nada importante en el resto de los sectores como el de servicios, ya que la vida en la calle no se ha parado".

"Todo el mundo trabajó"

Pero el más tajante ha sido el ministro de Fomento, Francisco Alvarez-Cascos, quien ha asegurado que "fue un fracaso porque, se presente como se presente, porque todo el mundo trabajó". Y esta madrugada, el vicepresidente y ministro de Economía, Rodrigo Rato, señaló que la posición del Ejecutivo es la misma que antes del paro sindical.

En todo caso, más de cuatro millones de personas, según los sindicatos, reclamaron ayer al Gobierno la retirada de la reforma del paro en las manifestaciones que se celebraron en las capitales de provincia para cerrar la huelga convocada por CC OO y UGT.

A la manifestación de Madrid, que transcurrió entre gritos de "y luego diréis que somos cinco o seis", acudieron más de medio millón de personas, según los sindicatos, y a unas 20.000 según las cifras que maneja Interior. Por su parte, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad detuvieron a 104 personas en incidentes relacionados con protestas, piquetes y manifestaciones.