Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

Garzón estudia exigir a Batasuna 18 millones de euros por los destrozos de la 'kale borroka'

De confirmarse la decisión, sería la primera vez que se responsabilice a Batasuna de la violencia callejera

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha pedido a la Unidad Central de Información de la Policía que realice un informe para determinar si Batasuna es responsable civil subsidiaria de las 46 acciones de kale borroka, en las que se causaron daños valorados en 18.227.636,70 euros (3.032 millones de pesetas), que imputa a 11 responsables de Segi en prisión desde ayer. En el caso de que el juez confirme su decisión, será la primera vez que se declare a Batasuna responsable de actos de violencia callejera.

La imputación del juez contra Batasuna se basa en "la cobertura y apoyo logístico que prestó a Segi, prestándole sus sedes y otros medios" a sus responsables para la celebración de reuniones, según se recoge en el auto de prisión dictado ayer contra 11 de los 12 responsables de Segi que declararon ante él.

Como ejemplo de este apoyo, Garzón cita el que prestó la Herri Enbaxada de Batasuna a la marcha de protesta que Segi convocó en Bruselas, tras su inclusión en la lista europea de organizaciones terroristas, y documentos intervenidos en los que el partido es definido como "referente político de todos", en referencia a las organizaciones del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV).

También menciona la reunión que el 25 de julio del año pasado mantuvieron en la sede de Batasuna de San Sebastián Aitor Elizaran Aguilar y el responsable nacional de Segi, Asier Iñigo Egizurain, para coordinar los actos de lucha por la muerte de la etarra Olaia Castresana a la que le estalló la bomba que preparaba.

El auto de prisión dictado contra los responsables de Segi detenidos el pasado viernes enumera los 46 ataques de kale borroka que se produjeron en el País Vasco y Navarra desde la constitución de la organización alegal, en junio del año pasado, en sustitución de Haika, antes llamada Jarrai.

Todos los detenidos, salvo Oier Oa Pujol, a quien impuso una fianza de 20.000 euros por pertenencia a banda armada, por ser menor de edad hasta el pasado 3 de marzo, cuando cumplió 18 años, están acusados de inducir a que se produjeran los distintos ataques a cajeros, autobuses, sedes del PSE, concesionarios de coches y domicilios de concejales y policías, realizados en movilizaciones convocadas por Segi.

En el caso de que el informe policial encargado compruebe la vinculación existente entre las actividades de Segi y Batasuna, el juez declarará, por primera vez, a este partido responsable civil subsidiario de los actos de kale borroka que se atribuyen a los detenidos, lo que podría más adelante extrapolarse a otras acciones terroristas.

Esta responsabilidad civil subsidiaria, respecto a la que también se pide informe al fiscal, "será valorada aparte" en autos principales, anuncia el juez.

En el auto de prisión, Garzón hace referencia también al atentado sufrido por el secretario institucional de las Juventudes Socialistas de Euskadi, Eduardo Madina, el pasado 19 de febrero. En este sentido, tras reproducir documentos en los que se justifica la kale borroka y el ataque contra concejales del PSE, PP y UA, el juez recuerda que a pesar de que ETA aún no ha reivindicado el atentado, Segi lo justifica.

En un documento intervenido en la sede de Segi en Pamplona, se afirma: "La organización armada ETA llevó a cabo el 19 de febrero una acción contra un dirigente del PSOE. Esta acción ha provocado nuevamente un enorme torbellino en el panorama político, expresión de la capacidad política. Nuevamente y tras esta acción hemos tenido que escuchar los discursos baratos a los que estamos habituados desde hace tiempo."

"Entretanto se nos niegan a los vascos y a los jóvenes vascos la capacidad de decidir libremente nuestro futuro, el conflicto seguirá en sus parámetros actuales. Y esos que transgreden permanentemente el derecho que los vascos tenemos para decidir nuestro futuro deberán asumir la responsabilidad política que tienen en este conflicto. ¡Ellos son los verdugos y los que niegan los derechos de Euskal Herria y de la juventud vasca!"