_
_
_
_
_

El número de trabajadores mayores de 55 años se dispara un 78% en los últimos 14 años

El colectivo de personas menores a 30 años retrocede un 37% entre 2008 y 2022, según la Fundación Mapfre

Una terraza de un bar del centro de Cádiz, el jueves 21 de septiembre.
Una terraza de un bar del centro de Cádiz, el jueves 21 de septiembre.PACO PUENTES

En la fotografía del mercado de trabajo español hay un grupo que continúa sacando pulso: el de los trabajadores sénior —que comprende a las personas mayores entre los 55 y 59 años—. Este segmento ha pasado de 2,3 millones de ocupados en 2008 a 4,1 en 2022, lo que supone un incremento del 78% en casi una década y media. En contraposición, los cotizantes juniors (de los 15 hasta los 29 años) han bajado de los 4,6 a los 2,9 millones: un retroceso del 37% en el mismo periodo del tiempo. Estos son los datos que desglosa el informe Tercer Mapa del Talento Sénior, publicado este martes por la Fundación Mapfre y donde se destaca que estos cambios estructurales en el mercado de trabajo están ocurriendo, entre otros factores, por el cambio demográfico, la emigración de trabajadores cualificados, el fracaso escolar y las condiciones laborales de este último colectivo.

La radiografía de la situación de los trabajadores más sénior refleja que este grupo destaca por su presencia en campos como la administración pública y la educación, en tanto que los más jóvenes predominan en la hostelería y las actividades profesionales, científicas y técnicas. Desagregados por sexo, los hombres entre los 55 y 69 años de edad trabajan de manera especial en la industria manufacturera y la construcción y las mujeres, en actividades sanitarias y en la enseñanza, según diferencia el informe.

Rafael Puyol, uno de los autores del estudio, explica que la fecundidad, la migración y, por último, el envejecimiento de la población han contribuido a estos resultados. Además, advierte: “Dentro de muy poco tiempo, España será un mercado laboral con menos jóvenes y con una presencia mayor de inmigrantes.” El estudio desgaja que este último grupo ha conseguido diversificar el mercado español y constituye uno de los componentes que seguirá creciendo en el futuro.

A pesar de los buenos datos para el sector de más edad, la segunda entrega del estudio ya avisaba de que en España solo trabajaba el 41,95% de la población comprendida entre los 55 y los 69 años, lejos de otros países como Suecia o Alemania, que sobrepasan holgadamente tasas de empleo por encima del 50%.

El paro de los juniors decrece

El sondeo, que acumula ya tres ediciones, también pone de relieve que el número de parados menores de 30 años duplica al de los mayores de 55. Con 900.000 parados, los jóvenes —donde caben sin problema los famosos millennials y, en menor medida, los de la generación Z— representan el 30% de los desempleados españoles, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Casi el doble del ratio que el porcentaje de los séniores, donde la estadística de parados ronda el 16% con 489.000 personas.

La peculiaridad radica en que, a pesar de que este último colectivo cuenta con menos personas desocupadas, el desempleo juvenil está de subida y el sénior en caída. En la franja que va desde 2008 a 2022 se ha visto un incremento de 300.000 mayores desempleados, mientras que el grupo de lo más jóvenes solo computaba 153.000 más en el mismo periodo de tiempo.

Por otro lado, el paro de larga duración —que corresponde a las personas sin empleo durante un año o más— “perjudica más a los mayores a los 55 años”, acuña el estudio. En este segmento, más del 50% de sénior lleva dos años o más en esta situación, en tanto que los jóvenes, en promedio, llevan menos de seis meses. “Los datos reflejan las dificultades para trabajar que tiene el colectivo boomer por razones de edad, así como la incidencia, todavía muy presente, del edadismo laboral en España, es decir, una forma de discriminación social con relación a la edad que afecta, especialmente, a las personas mayores”, avisa el informe.

La diferencia de los autónomos se agranda

Como es normal, se cuentan más trabajadores por cuenta propia dentro del segmento de los séniores que en el de menor edad. El país registra 189.000 trabajadores autónomos menores a los 30 años, mientras que los mayores a 55 sumán casi un millón (977.000). “El emprendimiento y las segundas carreras se convierten en una opción en la que pueden desarrollar sus especiales condiciones y capacidades”, reza el documento, que a su vez indica que porcentualmente los séniores suponen el 31% del total de autónomos en España frente a los de menor edad que computan solo el 6%.

El problema demográfico que España afronta desde que hay registro se agrava cada año. En 2022 se contabilizaban menos jóvenes (con edades entre los 14 y 29 años) que nunca antes: poco más de siete millones cuando en 1995 era más de 10. Mientras que las personas mayores a 65, alcanzaron los nueve millones y continúan en crecimiento. Si la dinámica persiste, “es importante poner en marcha medidas que fomenten el empleo a partir de los 55 años, evitando así el derroche de talento que se está produciendo actualmente en el país”, subraya Juan Fernández Palacios, otro de los autores del estudio.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_