_
_
_
_

Nunca hubo tanto dinero en la Castellana: así tomarán Madrid los grandes fondos soberanos

Algunos de los principales vehículos de inversión pública del planeta, con más de cinco billones de euros de activos bajo gestión, celebran su encuentro anual en la capital española con la polémica inversión saudí en Telefónica sobrevolando la cumbre

Vista de las cinco torres del Paseo de la Castellana, en Madrid.
Vista de las cinco torres del Paseo de la Castellana, en Madrid.JUAN BARBOSA

Los directivos de algunos de los mayores fondos soberanos del planeta han aterrizado este domingo en Madrid para darse cita en la 15ª cumbre anual de este tipo de vehículos de inversión, que canalizan los ingresos públicos (en su mayoría, por la venta de materias primas) y tratan de ponerlos a buen recaudo para el futuro invirtiendo en todo tipo de activos: de acciones a bonos; de divisas a capital riesgo.

El encuentro, organizado por la asociación sectorial (IFSWF, por sus siglas en inglés) con el apoyo de la entidad pública española Cofides —su sede, en el Paseo de la Castellana, albergará las reuniones junto con el hotel Eurostars—, se celebrará el lunes y el martes, y servirá como punto de encuentro de quienes guían las decisiones de inversión de estos fondos, convertidos ya en pieza clave en el accionariado de las grandes cotizadas españolas y europeas.

Los citados en Madrid suman más de cinco billones de euros de activos, más de cuatro veces el PIB español. “Ser anfitriones de un evento de esta magnitud supone un respaldo a España como un lugar atractivo para la inversión extranjera”, destaca José Luis Curbelo, presidente de Cofides.

Aunque con ausencias destacadas, dado que en la asociación que organiza el encuentro no participan ni el fondo de pensiones noruego —el mayor del mundo— ni el PIF saudí —que está cobrando cada vez más importancia, gracias a los réditos del petróleo y su creciente vocación exterior—, el foro contará con la participación de los directores ejecutivos del club, que agrupa a una treintena larga de fondos soberanos. Entre ellos están el chino CIC; el singapurense GIC; las autoridades de inversión de Abu Dabi (ADIA) o Kuwait (KIA); o Mubadala, primer accionista de la petrolera española Cepsa.

El cónclave, que se celebrará a puerta cerrada, llega en un momento de renovado interés de los petrodólares —con un barril de crudo que ya acaricia los 100 dólares— por activos europeos. Además del programa oficial, en el que participará como representante del Gobierno la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera; el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos; y directivos de algunas de las mayores empresas del Ibex como Iberdrola o Telefónica, los organizadores han previsto también puntos de encuentro para reuniones bilaterales entre los fondos y un nutrido grupo de empresas españolas, cotizadas o no.

Escaparate para España

“Exponer las bondades de la economía española y sus empresas ante algunos de estos enormes inversores puede tener una incidencia relevante en el país”, destaca Javier Capapé, director del programa de investigación en fondos soberanos de IE University. “Mostrar nuestras capacidades y estrategias puede permitir la llegada de un capital paciente [con un horizonte de muy largo plazo] que será de enorme valor en múltiples sectores del futuro: las energías renovables, la automoción, la industria, la biotecnología o todo lo relacionado con la digitalización”, añade este experto.

La cita madrileña llega en plena recomposición de la estrategia de estos gigantes de la inversión, que identifican tres dimensiones —seguridad física, en especial tras la invasión rusa de Ucrania; comercio; y digitalización, inteligencia artificial incluida— en los que la velocidad del cambio se ha acelerado, aumentando la “complejidad” y la “incertidumbre” de las inversiones.

Corría la década de los cincuenta del siglo pasado, en los albores de la era petrolera, cuando un selecto grupo de países árabes —con Kuwait y Arabia Saudí a la cabeza— ponía en marcha los primeros fondos soberanos modernos con el objetivo de reinvertir los ingresos públicos obtenidos con la venta de crudo. Más de 70 años después, son casi un centenar los sovereign wealth funds (SWF) que reinvierten los miles de millones de euros que obtienen cada año en activos a muchos kilómetros de distancia. En España, los fondos soberanos ya habían invertido más de 40.000 millones de dólares al cierre de 2022, según el último monográfico publicado por IE University y el ICEX.

Los petrodólares no lo son todo

El colectivo de los fondos soberanos es muy heterogéneo: aunque son mayoría, no hay solo vehículos bañados en petrodólares. También hay plataformas de inversión que se nutren de los superávits fiscales de sus países (Singapur) o de Estados europeos que buscan rentabilizar las cuentas de la Seguridad Social o captar coinversores extranjeros para las empresas nacionales, como Cofides.

Sin embargo, son los SWF de los países del Golfo los que, por su tamaño e influencia, han creado una leyenda negra en torno a estos fondos por el origen de su dinero (combustibles fósiles causantes del cambio climático) y los sistemas políticos a los que dan respaldo (autocracias cuando no dictaduras). “Hay casi 100 fondos en activo y, como en casi todas las facetas de la vida, hay de todo en la viña del señor”, reconoce Capapé. “Sin embargo, la media de su reputación no ha hecho más que crecer. Al tratarse de vehículos inversores que son propiedad o están controlados por gobiernos, se asimilan unos con otros, cuando en la gran mayoría de los casos hay un objetivo de rentabilidad muy fuerte”, matiza.

Transición energética y sur global

La 15ª cumbre anual del IFSWF llega además semanas después de que la inversión de Arabia Saudí en Telefónica a través de la operadora pública STC haya generado un gran debate político y empresarial en España sobre la conveniencia o no de abrir el capital de las compañías nacionales al dinero de los países del Golfo. “Soy un firme defensor de la inversión extranjera, siempre dentro de los marcos legales de cada país. No se trata de abrir las puertas de par en par porque haya inversores extranjeros interesados. Dicho esto, es verdad que España y el resto de países europeos han apostado con fuerza por la transición energética y digital. Sin embargo, por sí solo ninguno de ellos tiene la capacidad inversora suficiente para garantizar esas transiciones”, reconoce Curbelo.

Precisamente, el lema de la presente edición del evento de fondos soberanos es “Invirtiendo en transición”. “El panorama energético global está atravesando una significativa transformación, con una necesidad urgente de transitar hacia fuentes de energía más limpias y sostenibles”, se lee en el documento que sienta las bases del encuentro. “Los fondos soberanos juegan un papel clave en esta transición, dirigiendo capital hacia las tecnologías verdes”. No deja de ser paradójico que, aunque una parte muy sustancial del dinero que gestionan estos gigantes proceda del petróleo y el gas, el destino final de la inversión vaya a ser finalmente verde.

Los ejecutivos citados en Madrid pondrán, además, la lupa sobre la reconfiguración geográfica, política y, sobre todo, económica, que traerá consigo este cambio de registro energético y el abrupto aumento en la demanda de minerales críticos. “Países del sur global como Brasil, Chile, Perú, Marruecos o Sudáfrica formarán parte de las nuevas superpotencias energéticas, junto con China”, augura el IFSWF. “Los fondos soberanos buscarán, cada vez más, invertir en estas economías”.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_